Scroll to top

A alguien se le encendió la luz

Tiempo de lectura: 7 minutos

El médico del futuro no nos dará medicamentos, despertará el interés de sus pacientes en el cuidado del ámbito humano, en la dieta y en la causa y prevención de la enfermedad

Thomas Alva Edison (Inventor de la bombilla)

Desde que me licencié en medicina en el año 1979, he trabajado como médico centrado en favorecer la salud y no tanto en luchar contra la enfermedad; promoviendo una educación para la salud y fomentando la aplicación de lo que en Medicina Higienista llamamos Factores de Salud. Durante mis más de 40 años de práctica de la medicina he acompañado a miles y miles de personas en su camino hacia la salud, aplicando las 5 Claves de la Salud: Alimentación saludable/ayuno, contacto con la Naturaleza, respiración consciente, expresión emocional y equilibrio movimiento-reposo. Durante más de cuatro décadas de recorrido profesional, he aplicado elementos y remedios de la Naturaleza para despertar o favorecer la capacidad de autocuración del organismo y he comprobado que el ayuno es Terapia Magna. A lo largo de estos más de 40 años de ejercicio de la medicina, he comprobado que la curación no es un acto médico sino un proceso biológico, y que los médicos no curamos, sino que apoyamos (o no) la capacidad curativa del organismo humano.

Durante 40 años he soñado que una verdadera y profunda educación para la salud se implantaría en los hospitales, en las escuelas infantiles y en las facultades de medicina de este país. Y a día de hoy todavía lo sigo soñando. ¿Seguiré soñando otros 40 años más? ¿O comenzaremos desde ya a apoyar las Ciencias de la Salud? Después de esta crisis sanitario-política-cultural-económica, en la que la que nos han sumergido ciertos poderes fácticos e instituciones sanitarias a nivel mundial como la privatizada OMS, ¿despertaremos? 

Estoy convencido de que el origen de toda enfermedad del ser humano es multicausal y no estoy de acuerdo con la idea simple de echar la culpa a una sola causa, y menos aún, a una invisible como es el virus. Para mi, esta crisis tan global, está directamente causada por la forma de vida en la que estamos inmersos. Y ya sabemos que por la ley de causa y efecto, a misma forma de vida, misma enfermedad. Si seguimos desnaturalizando el medio ambiente que nos nutre y nos mantiene, contaminando lo que ingerimos y respiramos, si nos saltamos las leyes de la naturaleza, si no tenemos en cuenta las leyes del universo al que pertenecemos, si desconectamos de las leyes de la cooperación humana cayendo en la competición egoica y psicópata, podemos culpar al virus pero el virus es más un “convidado de piedra” que el verdadero “culpable”. 

Mientras tanto, sigo viendo que el coronavirus es “La tapadera”, como en aquella película de suspense, que encubre otras intenciones no saludables para las gentes de bien. Y con ese argumento de película, hemos acabado aceptando lo inaceptable, el “paternalismo” del estado, que nos impone cosas por nuestra salud. Y hemos caído no en la neurosis, no en la psicosis, hemos caído en lo que Pierre Weill, a quien conocí personalmente en Brasilia, llamó con toda su lucidez, la patología de la normalidad, es decir “la normosis”. Y como buenos “normóticos”, subliminalmente nos sometemos a los que tienen el poder formal (que no real) y que nos dicen todo el tiempo: “todo lo que hacemos, lo hacemos por tu propio bien”.

Ahora me gustaría que leyeses atentamente los dos párrafos siguientes:

“La práctica de actividad física y la reducción del sedentarismo son factores que tienen una influencia positiva en la mejora de la salud de las personas, en la prevención de las enfermedades crónicas y, por tanto, en la calidad y la esperanza de vida de la población. Así, la actividad física practicada con regularidad tiene múltiples beneficios, como, por ejemplo, la mejora del bienestar emocional, de la función inmunitaria, la reducción del riesgo de desarrollar ciertas enfermedades como diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y en general una mejora de la condición física. Asimismo, la práctica de actividad física al aire libre conlleva beneficios adicionales, como la exposición a la luz natural para la síntesis de vitamina D o beneficios sobre la salud mental”. 

“Además de estos beneficios, para la población adulta mayor, la actividad física es también un factor clave para mantener una adecuada funcionalidad, un menor riesgo de caídas, unas funciones cognitivas mejor conservadas, y para prevenir posibles limitaciones funcionales moderadas y graves”. 

Podría ser perfectamente algo que hubiese escrito yo, pero no es el caso. Te invito a adivinar donde está escrito…

Esto está escrito en el…

Si. Lo has leído bien. Publicado en el BOE del 1 de Mayo de 2020, en la Orden SND/380/2020, de 30 de abril, sobre las condiciones en las que se puede realizar actividad física no profesional al aire libre, durante la situación de crisis sanitaria que se ha asociado al COVID-19. 

Y yo como médico y especialista en Factores de Salud me pregunto, ¿esto que dice el gobierno del ejercicio y de la exposición a la luz natural, no era igualmente válido en marzo y en abril? Varios países de Europa han optado durante el confinamiento por medidas que facilitaran a la población mantener un estilo de vida saludable, y entre ellos está el caso de Suecia, que sin confinamiento, y con las medidas adoptadas por sus gobernantes, logró gestionar esta “crisis sanitaria” sin disparar los casos de muerte, tal como vaticinaban los periodistas que tildaron a este modelo de ser una “apuesta arriesgada”.

Y el BOE continúa:

(…) A su vez, permitir salidas para la práctica de actividad física es una medida de equidad, ya que las condiciones de las viviendas y los estilos de vida no son iguales en todos los hogares, por lo que la declaración del estado de alarma supone un impacto desigual en la población, afectando especialmente a aquellos hogares que viven en condiciones de vida de mayor vulnerabilidad. 

(…) Teniendo en cuenta los beneficios asociados a la práctica de una actividad física, unidos a los efectos negativos asociados al sedentarismo derivado de la propia declaración del estado de alarma, se considera que existe una situación de necesidad que ampara, (…) Del mismo modo, las actividades permitidas por esta orden resultan necesarias para el bienestar físico y psíquico de la población (…)

¿Qué nuevas medidas van a adoptar, o nos van a imponer, para paliar los efectos de la desigualdad que ha generado el estado de alarma entre la población y el incierto futuro para los más desfavorecidos? ¿Cómo van a atender las necesidades de la población más vulnerable más allá de la mirada hacia “los mayores” o los “grupos de riesgo”? ¿Es realmente nuestra salud emocional tan importante como la física para nuestros mandatarios? ¿Acaso el encierro en los hogares más vulnerables, (y no sólo por razones económicas) no ha aumentado la tasa de ansiedad, angustia, pánico, miedo, depresión… en la población? ¿Se ha valorado suficientemente eso? ¿Cómo se atenderá a la gente que presente síntomas derivados del covid-19 que no sean, tos, fiebre o problemas respiratorios? Aun no existen vacunas que nos prevengan de un quiebre emocional… pero tiempo al tiempo! A día de hoy te medican y te adormecen para no pensar. No pensar para no sufrir. No sufrir para no vivir! La vida a veces duele, pero anestesiarla con medicamentos no es la solución.

¿Han valorado suficientemente el efecto en la salud emocional y psíquica que el encierro ha generado en una población tan vulnerable como son los niños? ¿Qué les estamos transmitiendo a ellos? En ellos las secuelas de este encierro tardarán tiempo en ser borradas, por más que haya expertos que no lo contemplen.

Y ahora te invito a que leas ahora atentamente este extracto:

“Que se extreme la limpieza de las casas. Que se tengan abiertas todo el día las ventanas de los dormitorios y se ventilen con frecuencia los locales donde permanecen durante el día. Estar en el campo el mayor tiempo posible porque el aire libre, el agua y la luz son los mejores desinfectantes en esta ocasión. Tener mucha limpieza de la boca y en una palabra, seguir los consejos del Médico y desoír a los ignorantes que os invitan a beber alcohol o consumir tabaco como remedios preventivos por ser sus efectos en esta ocasión más nocivos que nunca”.  

Es un escrito firmado por el Gobernador de Burgos el 4 de octubre de 1918. En el pico más alto de la llamada Pandemia de la Gripe Española.

Los médicos antiguos sabían que la salud dependía de la aplicación de los Factores de Salud. Por el contrario, en las facultades de medicina actuales se enseña como atacar a la enfermedad o a sus síntomas, sin que se tengan suficientemente en cuenta las verdaderas causas que la inician, ni que el origen de toda enfermedad es multicausal. Y en el caso de las enfermedades inflamatorias-infecciosas se impulsa a cazar a los microbios; se anima a luchar, atacar, combatir, sitiar, desarmar, matar, destruir, etc., los microorganismos que toman parte de nuestro ecosistema, en esta guerra “orquestada” y dirigida, que en el caso del covid-19 es más para fines políticos y económicos que salutogénicos. ¡Se abre la veda!

Cuando un vaso está lleno de agua las últimas gotas hacen que el vaso rebose. ¿Eso significa que estas pocas gotas son las culpables de que el vaso rebose?, ¡N0! El vaso ha ido rebosando gota a gota a lo largo de las últimas décadas. El virus, en el caso de que esté presente o que tenga alguna acción patológica (cosa a demostrar), es el último en llegar a un terreno en desequilibrio, a un sustrato enfermo en sí mismo. De hecho, primero aparece la enfermedad y luego llega el virus. Y el virus no llega con las malas intenciones que le asigna lo más sombrío de la mente humana, más bien al contrario, tiene una labor a realizar en el ecosistema humano. Tal vez viene a desechar o desintoxicar lo enfermo, y a desorganizar los tejidos que ya están muertos. Hay autores que hablan de esta labor de los virus-exosomas liberados por las propias células, es decir, de microorganismos que provienen del interior del organismo para descomponer lo muerto. Según este enfoque de la nueva biología, los virus no son la causa, sino el efecto, el resultado. Pero esta idea, que no se ajusta a la corriente médica imperante, la trataré en otro escrito.

La crisis sanitaria actual se resolverá no por la búsqueda de vacunas, la OMS está hablando de 102 vacunas en investigación actualmente ante el covid-19, sino por evitar las verdaderas causas que nos han llevado a esta crisis. No hay, y no habrá vacunas o medicamentos que eviten que recojamos los efectos o consecuencias de nuestras transgresiones de las leyes de la Naturaleza, de las fuerzas del Cosmos y de la anulación de las justas leyes de la Cooperación Humana.

Por ello y para terminar, expresar que la prevención de la enfermedad y la recuperación de la salud pasa inevitablemente por un cambio en nuestra forma de vida y en las relaciones humanas. Es momento de redescubrir el humanismo frente al totalitarismo, la cooperación frente a la competición, la libertad ante el falso paternalismo, la sinergia (colaboración) cara al postcapitalismo despiadado… Es momento de despertar ante la trampa del ego, ante la trampa del poder en el que han caído nuestros “mandatarios”, que nos imponen cosas… por nuestro propio bien!

Salud-os  en la primavera del año 2020

Dr. Karmelo Bizkarra Maiztegi

Director médico del Centro de Salud Vital Zuhaizpe

28 comentatios

  1. Isidoro hernández

    Gracias Karmelo por tus artículos, es refrescante leerlos, son claros y concisos y me da la sensación de no estar sólo en medio de esta locura generalizada

  2. lurdes villagran teresa

    De nuevo gracias.Es un aliciente y un apoyo en estos tiempos de sometimiento.
    Salud.
    Lourdes Villagran

    • Blanca

      Increíble este equipo, cada dia mejor, cada vez más seguro mas completo.Desde el.primer momento que escuché una de sus conferencias me cautivó.
      Me enganchó su crítico y artero sentido del humor.
      Dr. Bizkarra además de conocer, saber y aprender
      Disfrutamos con sus genialidades. Mila esker

      • Luz

        Me pasma que declarando que las condiciones previas que más dificultad presentan ante el covid 19 sean diabetes, cáncer, hipertensión y las respiratorias no se nos den consejos y consignas una y otra y otra vez en las televisiones públicas sobre dieta antiinflamatoria y ejercicios de respiración; en lugar de ello lo que sí nos comunican constantemente es el miedo en innumerables mensajes. Estoy deseando volver a zuhaizpe, tenemos mucho que hacer. Gracias

    • Axnara

      Eskerrik asko Karmelo hor jarraitzeagatik. Zentzu handia hartzen diet zure hitzei. Milesker

  3. Ana

    Me preocupa seriamente ,las secuelas que en el camino ha dejado el bitxito.Trabajo como pedagoga,como pro,y educ.social.Nuesyro trabajo,es piel con piel,necesitamos y nos necesitan los alumnos,sus familias y todos los recursos con los que trabajo en red.Imposible llegar a ser sostenibles emocionalmente,y parece ser la tendencia en educ,esto me ha llevado a escribir a Lakua al DPto de educ,para reseñar a la C. que nuestro w. supone contacto directo.Alguien ha pensado los daños emocionales,depresiones,en alumnos,familias,que tienen que vivir en silencio ,lo que encuentran en el camino,confuso…A mi no solo me tensiona,pork no me gusta mi trabajo vía telemática.A veces,en casos complejos me saltó la normativa.De que anormalida nos habla?de la salida al balcón,postureo de solidaridad.La enfermedad grave es quien se ocupa de buscar la vacuna que cuide todas las almas que necesitan ,calor,empatía,piel con piel…

  4. Dani Gonzalez Templado

    Muchas gracias karmelo. Me encanta seguirte pues me alegras y me ayudas a recuperar animo y energía para continuar. Saluz

  5. Maite

    Muchas gracias por tu aportación, magistral como siempre.saludos dsd Barcelona.

  6. Patricia

    Gracias por poner voz a lo que pensamos algunas personas, espero que cada vez más. Unas desde la experiencia como profesionales, otras desde la propia vivencia y la propia lógica y entendimiento de la salud y la vida.

  7. Regina Ferrando

    Querido Karmelo, gracias por estar tan cerca acompañandonos en esta pesadilla que nos estan haciendo vivir.
    Es todo tan irracional y incomprensible que tengo que trabajar a menudo la rabia y la impotencia. Gracias a vosotros tengo herramientas para hacerlo. Es increíble lo que están haciendo.
    Y aún más incleíble la censura de todas las voces discordantes de la linea oficial.
    Quándo optaran por la prevención?
    Me entristece ver lo que nos están haciendo, aunque espero que, más pronto que tarde, podamos dar un cambio de rumbo. Pero lo tenemos que hacer entre todos.
    Un abrazo para ti y otro para Amalia.

  8. Estela

    Totalmente de acuerdo! Muchas gracias por Tu trabajo en favorecer la salud y no en luchar contra la enfermedad. Tiene tanto sentido comun que no entiendo como no lo ve mas gente..

  9. Isabel Medina Granero

    Gracias.

  10. Gracias Karmelo. Gracias Zuhaizpe por ofrecernos este espacio de reflexión y también de acción en torno a la salud, en un momento en el que impresiona la locura colectiva que parece ser ya funcional. Me preocupa profundamente la facilidad con la que hemos cedido todos los derechos democráticos, que tanto ha costado construir y como, ante el miedo instaurado, se ha perdido de un plumazo la capacidad crítica y nos hemos confinado en cuerpo, pensamiento y alma, aceptando sin fisuras la máxima del absolutismo: “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Espero que esta línea de fuerzas, en este momento tan desigual, se equilibre un poco y nos vayamos encontrando e incluso organizando, los que deseamos un futuro humano, saludable y en libertad. GRACIAS por ser faro en la sombra.

  11. Teresa

    Gracias, Karmelo, por tus maravillosas palabras, por tu razonamiento lógico y coherente con la naturaleza y la vida…

  12. Yolanda López

    Muchas gracias, Karmelo y familia de Zuhaizpe.
    Tu visión, tu conocimiento/sabiduría siempre son una bocanada de aire limpio y fresco en este ambiente tan axfisiante en el que vivimos.
    Todos tus escritos, charlas, entrevistas… los espero como “agua de mayo”. Me aportan vitalidad y fuerza.
    Por mi parte intento que toda esa información llegue a todas las personas de mi ámbito familiar y personal.
    Os envío abrazos enormes y mucho ánimo en esta posición.

  13. José Julio

    Me das ganas de volver a las barricadas !! Gracias !!!
    fuerte abrazo.

  14. Miren

    Eskerrik asko Karmelo eta Zuhaizperi!!

  15. carme

    Estamos viviendo una experiencia que para nada queremos compartir pero la sinrazón se ha impuesto a la razón.
    Estas píldoras semanales me ayudan a estar más tranquila puesto que leyéndolas veo que están plasmados todos mis pensamientos y “filosofía” de vida.
    Estoy deseando volver a Zuhaizpe para poder ir trabajándome la salud, que es una tarea que no tiene fin aunque con la terapia Magna vamos evolucionando.
    Gracias una vez más Karmelo por tus sabias reflexiones.

  16. Mario Ramon

    Muchas gracias por el escrito, por la claridad de la exposición y estoy totalmente de acuerdo con el contenido.
    Por favor cualquier otro escrito tuyo házmelo llegar.
    Saludos

  17. Carmen Herraiz

    Si el virus muta muta…..
    Para qué carajo servirá la vacuna que dicen buscan……
    Recordad que antes se llamaba Seguro de Enfermedad!
    ……
    ……
    …..
    La salud depende en gran medida de nosotros……
    Desde 1994 se usa el Clorito de Sodio para desinfectar la sangre……..
    Ahí lo dejo!

  18. Ricardo Rodríguez González

    Gracias, Karmelo por tus comentarios tan oportunos

  19. Sara

    Gracias Karmelo y a todo tu equipo. Me encanta leer los comentarios que suscitan tus artículos y sentir esas ganas de apostar por la salud como estilo de vida.
    Un abrazo,

  20. Ramon Marpons Colomer

    Apreciado Karmelo:
    Valiente y exhaustivo tu artículo. Mejor prevenir que curar, sín duda; aplicar las cinco Claves para la salud, educar para la salud; los microbios hacen su aparición cuando tenemos un nivel de intoxicación elevado, sí; la enfermedad aparece cuando nos distanciamos de la naturaleza, cuando aceptamos un nivel de estrés suicida, cuando nos dejamos llevar por la ira y el odio en lugar de favorecer el amor a todos los seres vivos, a la vida…
    Pero, qué pasa cuando la mortalidad en España aumenta en 30.000 muertos (sobre la media de otros años) entre Marzo y Abril? Qué pasa cuando en las residencias de ancianos hay muchos más muertos en un mes que en un año entero? Qué pasa cuando llegan a urgencias un número muy elevado de enfermos que se ahogan y hay que actuar? Y no me vale el que los geriátricos estén en pésimas condiciones, que lo están; que la Sanidad pública no tenga los recursos necesarios, una vergüenza a la vista de todos; o que la mortalidad elevada se haya dado en otras pandemias más o menos recientes, que es cierto. Los humanos queremos vivir y que nos atiendan si hace falta, también los higienistas.
    “El virus, en el caso que esté presente…” dices. Basta ya de suposiciones Karmelo, a no ser que alguien pueda demostrar todo lo contrario. Seamos serios.

  21. Gracias Karmelo por este arículo conciso y claro que me hace sentir acompañada en el modo de ver la situación actual, pues yo también soy médico y comparto totalmente lo que expones.
    El fin no justifica los medios y en este “teatro“ social parece que todo vale.
    Núria.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *