Scroll to top
Tiempo de lectura: 5 minutos

El retorno del sol

Tras un periodo de 33 años, el Sol se encuentra en el mismo día, y en la misma longitud exacta en el espacio, que cuando nacimos. A esto se le llama ciclo solar o circunvolución solar. Es decir, a los 33 años del nacimiento comienza un ciclo que va hasta los 66 años, y luego otro que va hasta los 99, y así sucesivamente. Algunos han interpretado estos periodos como una vuelta del tiempo sobre sí mismo, como un momento en el que ciertos sucesos podrían reiniciarse en un nivel superior, quizás más consciente.

Podríamos decir, por tanto, que hacia el 33 cumpleaños, hay un reinicio pero a un nivel más evolucionado. Se finaliza un ciclo y comienza otro. Suceden importantes transformaciones, acontecen pequeños y grandes cambios, a veces a través de crisis, pero a estas alturas no debemos asustarnos, ya que todos sabemos que crisis etimológicamente significa cambio y nueva oportunidad.

Es alrededor de los 33 años, cuando el sol vuelve a su posición natal, que de alguna manera “volvemos a nacer”, eso sí, con un nuevo impulso y un nuevo entusiasmo.

El sol origen y final

El sol es origen y final, alfa y omega de toda consciencia en nuestro planeta. Es la luz, la claridad, la fuente; y no solo ondas electromagnéticas físicas. El sol no es una bola de hidrógeno y tampoco de fuego. La luz del día que nos permite ver las cosas y la sonrisa de la persona querida solo es la plasmación material de una pequeña parte de las fuerzas o procesos solares. 

Podríamos considerar al sol como el corazón del sistema solar, ya que rige, calienta y da vida a todo el sistema, incluida la tierra. En nuestro cuerpo es el corazón el que hace de órgano solar o central. Cuando se para, se para todo el organismo. El cerebro, por mucho que regule, no es el centro. Si se para, puede sumergirnos en la inconsciencia, pero el cuerpo seguir viviendo. No así el corazón. Si se para el corazón, se para el mundo; al menos para la persona afectada.

En el momento y en el lugar en el que nacimos el Kosmos, expresaba una correlación de fuerzas y procesos, que nuestro Ser, como en un espejo reflejó, y a partir de ahí, poco a poco, fue expresándose nuestro temperamento.

A los 33 años el proceso solar está en la misma situación que cuando nacimos. Reiniciamos un nuevo camino, y si no lo hacemos, entraremos en él a través de una crisis o enfermedad. De hecho suelo compartir, porque lo he visto muchas veces, que el tiempo alrededor de los 33 años, es un tiempo de “cambio elegido”, o, en el peor de los casos, de “cambio impuesto” por una enfermedad, un accidente o una crisis vital especialmente “fuerte”.

Desde 1988 “Cuidándote en Salud”

El Centro de Salud Vital Zuhaizpe abrió sus puertas en junio de 1988, y justo ahora, este mes, cumplimos 33 años. Zorionak Zuhaizpe! Felicidades! Y como dice la canción que cumplas muchos más, a pesar de los tiempos difíciles que corren…

En estos tiempos convulsos, donde el foco se pone en luchar contra la enfermedad, Zuhaizpe representa un pequeño oasis en que recuperar y favorecer la salud a través de las 5 claves: alimentación saludable-ayuno, contacto con la naturaleza, respiración consciente, expresión emocional y equilibrio movimiento-reposo.

Durante toda mi trayectoria profesional de más de 40 años no me he cansado, ni me cansaré de repetir que toda enfermedad siempre es multicausal y multiorgánica, y nunca será debido a un solo elemento y menos aún a un virus invisible al ojo humano. Toda enfermedad tiene que ver con nuestra forma de vida, con la manera que tratamos al medio ambiente, con la calidad de los alimentos que ingerimos, con la pureza o no del aire que respiramos, con nuestra vida sedentaria o activa, con relaciones humanas competitivas, con la contaminación informativa y manipuladora creadora de miedo… Ante todo esto, la propuesta de Zuhaizpe ha sido siempre “cuidarnos para curarnos”.

Solsticio de verano y renacer a lo nuevo

Este año 2020, abrimos las puertas de Zuhaizpe en el solsticio de verano, el 21 de junio; el día más largo y la noche más corta, momento del año en el que la luz pone límite a la oscuridad; y que además, este año, coincide con la luna nueva; con el impulso y la posibilidad de volver a crecer y ser más completo, como la luna misma.

El solsticio de verano, que la tradición cristiana incorpora como la noche de San Juan, es un momento especialmente indicado para aprovechar las energías del fuego y de la tierra. Es momento de liberarnos de lo que ya no nos sirve y abrir espacio a lo nuevo; es momento de reconectarnos con el poder transformador y vital del fuego, del Sol, y de nuestro fuego y sol interior que habitan en el corazón.

Es un buen momento para tomar conciencia de que de nosotros depende brillar y dejar que nuestro sol interior ilumine. En nosotros está dicha responsabilidad. Y la palabra responsabilidad, etimológicamente, significa la capacidad de dar respuesta.

Zuhaizpe es un buen lugar para encontrar tus propias respuestas; un lugar para volver al centro de tu Ser, a tu sol interior. Aquí podrás recuperar el tiempo perdido, re-conectarte con lo más profundo de ti mismo, aquietar tu mente, dedicarte tiempo a ti, mantener o recuperar tu intención de vida, recuperar lo humano de las relaciones…y ver el futuro con esperanza. Un espacio donde “cuidarte para curarte”

33 aniversario

Esta temporada representa para Zuhaizpe un momento vital y de renovación importante. Sumergidos aun a nivel global en los coletazos de la “crisis” sanitaria y humana que nos confinó a todos, el árbol de Zuhaizpe crece en esta nueva primavera hacia lo profundo y también hacia lo alto, enfocándose hacia el Sol, en expansión, en el despertar de la conciencia solar.

Impulsados por esta nueva revolución solar, en Zuhaizpe atravesaremos el umbral con una conciencia mayor de servicio y acompañamiento a los procesos de salud y de vida que nos corresponda acompañar.

Para celebrar nuestro aniversario os invitaremos a saborear “Nutrientes” saludables, tanto para el cuerpo, para la mente y lo anímico.

A lo largo de los primeros 33 años de Zuhaizpe, nuestro equipo ha ido desarrollando muchas actividades y cuidados. Ha sido un ciclo solar completo en el que hemos puesto a punto diferentes técnicas de recuperación, de curación, tan importante en estos tiempos convulsos.

Y ahora nos toca re-evolucionar. Este 21 de junio un ciclo se cierra y otro comienza. Se abre el tiempo de volver al inicio, a nuestra esencia y allí renovarnos y reiniciar en un nivel superior nuestra capacidad de pensar, sentir y hacer en nuestra labor de acompañamiento hacia la salud.

Toda nuestra experiencia está al alcance de las personas que acuden a Zuhaizpe para mantener la salud o recuperarse de la enfermedad.

Como decían los antiguos, haya Verdad en el pensar, Belleza en el sentir y Bondad en el hacer.



Agradecer

Y como reinicio de un nuevo ciclo es momento de agradecer a todas las personas que han colaborado a lo largo de todos estos años para que Zuhaizpe sea un lugar de recuperación, de curación. A todas las que trabajaron aquí aportando su buen hacer y creando un espacio acogedor y sanador.

Nuestro agradecimiento también a todas las personas que durante estos años habéis venido a Zuhaizpe a reposar y reencontraros, y que habéis confiado en nosotros para lograr vuestro propio reencuentro. Gracias a todos vosotros pudimos y podemos seguir manteniendo Zuhaizpe en pie durante todo este tiempo.

¡Gracias de corazón a todos los que confiáis en nosotros! Vuestra energía nos anima a seguir en el camino aunque a veces se torne difícil.

Gracias también a todas las fuerzas visibles e invisibles que han protegido y protegen a Zuhaizpe. ¡Larga vida a Zuhaizpe!

Desde Zuhaizpe te acompañamos en tu camino de auto-renovación convirtiéndose en la mayor de las aventuras

¡Te esperamos!

Dr. Karmelo Bizkarra Maiztegi

Director médico del Centro de Salud Vital Zuhaizpe

7 comentatios

  1. Edurne Sáez de Buruaga

    Eskerrik asko!

  2. blanca arce alonso

    Esta, sigue siendo una medicina ecológica, que sana. limpia y fortalece hasta la pieza más pequeña de nuestro cerebro. Es ahí dónde mayor higiene necesitamos. Zuahizpe lo consigue, probablemente porque todo lo que saben , comparten y transmiten se haga con AMOR. (el mejor antídoto)

  3. M Dolores Martínez Villarreal

    Moles Felicitats!!!
    Tuve la suerte de pasar una semana inolvidable al pie del arbol.
    Me gustaría si mi economía lo permite pasar otra a modo de celebrar la jubilación, como rito de pasa, la vida lo dira

  4. Ernesto

    Gracias Karmelo, por ser como ese sol que describes. Tu luz de faro nos revela el origen y nos mece el alma. Debe ser porque perteneces a esos antiguos y hay en ti infinita Verdad en el pensar, Belleza en el sentir y Bondad en el hacer.
    Gracias por lo que haces con esa Sabiduria.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *