Scroll to top

La Tierra que nos cuida, la Tierra que nos cura

Tiempo de lectura: 5 minutos

Nuestros cuerpos están formados por un sistema al que llamamos organismo, y dicho organismo está constituido por procesos “orgánicos”, es decir por los mismos procesos de la naturaleza, de la tierra. Siendo revitalizados al mismo tiempo por el agua, el aire y el sol.

Estoy completo de naturaleza,
en plena tarde de áurea madurez,
alto viento en el verde traspasado.
Rico fruto recóndito, contengo
lo grande elemental en mí (la tierra,
el fuego, el agua, el aire), el infinito.
Juan Ramón Jiménez

 

La tierra es lugar en el que  vivimos mientras viajamos por el espacio. Es la “madre” para los que no perdimos contacto con ella. La madre tierra nos alimenta, nos cuida y nos protege en ese viaje entre las estrellas.

Los pensamientos de la tierra son mis pensamientos.
La voz de la tierra es mi voz.
Todo lo que pertenece a la tierra me pertenece.
Todo lo que rodea a la tierra me rodea.
Qué hermosa es, qué hermosa es.
Canto de los Indios Navajos

 

terceraLOS ALIMENTOS QUE NOS “COCINA” LA TIERRA

La tierra nos ofrece sus mejores alimentos, como toda madre buena cuida de sus hijos. Los alimentos más sanos y los que mejor favorecen la renovación y autorregulación del cuerpo no son los que contienen más calorías o más proteínas, sino las frutas, las verduras, los frutos secos, los cereales, las legumbres …que han recogido durante todos los meses de maduración la energía de los cuatro elementos de la naturaleza (tierra, agua, aire, sol). De los cuatro elementos de la naturaleza, los alimentos vivos extraen el quinto elemento, es decir la “quintaesencia” o energía vital. Los alimentos vivos son concentrados de la energía destilada de la naturaleza que nos cuida y nos protege.

La tierra nos ofrece salud por todos sus rincones, pero los seres humanos que nos autoproclamamos civilizados hemos cortado casi el cordón umbilical energético que nos une con la naturaleza de la que tomamos parte. El ser humano crece en la  “cultura” pero no olvidemos que esencialmente es “natura”. Si cortamos la unión con “natura” descenderá nuestra energía y nuestra capacidad de vivir, y la capacidad de vivir es lo que nos queda en un mundo en el que predomina el pensar o intelectualizar sobre el sentir. El ser humano que no tiene contacto con la tierra es un ser “desterrado”, es un “Juan sin tierra”.

Los alimentos más sanos que nos ofrece la tierra son aquellos que en su estado natural y sin mucha preparación ni manipulación son agradables al gusto, al olfato (aroma), a la vista (color) y al tacto. Los alimentos que nos ofrece la tierra son los más bonitos en toda su gama de colores y los que presentan un agradable aroma. Estas características son algo que los diferencia de los comestibles (que se pueden comer), pero que sin llegar al rango de alimentos llenan con frecuencia nuestros platos.

Desgraciadamente nos encontramos desvitalizados y agotados porque hemos cambiado las recetas de una alimentación sana por las recetas del médico, y en general de un médico que utiliza sustancias producidas a partir de elementos químicos de síntesis, lejos, muy lejos de las sustancias de la vida. Médico que además permanece ajeno, o más bien desconoce la naturaleza, sus leyes y los procesos que mantienen la vida y la salud.

 

EL CONTACTO CON LA TIERRA

En nuestra civilización el ser humano ha cortado la conexión con la tierra, vive en las grandes ciudades a falta de superficies naturales y no mantiene contacto con ella. Apenas contempla la naturaleza en los documentales de la televisión mientras echa la siesta después de comer y no conoce los ciclos naturales ni los sigue para el mantenimiento de la salud física, psíquica y social.

Cuando caminamos descalzos en la hierba o en la arena de la playa estamos integrándonos con la tierra, sintiendo su energía, su electromagnetismo. Esta es una de las mejores recomendaciones en muchas enfermedades y trastornos, especialmente en los problemas circulatorios, varices, flebitis, artrosis, artritis de las piernas…En la orilla de la playa se juntan las fuerzas de los cuatro elementos de la naturaleza (tierra, agua, aire, sol). Muchos problemas óseos mejoran al caminar descalzos en contacto con la madre tierra.

Los niños pequeños, guiados por su instinto, disfrutan caminando descalzos y no les gusta utilizar los “zapatones” que les colocamos los adultos y que les dificulta el libre caminar al igual que a los presos les bloquea la pesada argolla.

El cuadro de ajedrez no es más que la representación de las corrientes telúricas, de las corrientes de Gea o Gaia, la diosa de la tierra entre los griegos. Hoy en geobiología, la ciencia que estudia los procesos vitales de la tierra, se conocen como las corrientes de Hartman y Curry, que en perpendicular unas con otras se entrecruzan tejiendo el entramado de la vida, como en un bello y maravilloso telar. Dichas corrientes son la urdimbre sobre la que teje la diosa que “habita” en el centro de la tierra.

Representa a la savia que corre por las venas de la madre tierra, ama lur, en Euskalherria, impulsada por Mari la diosa que rige la tierra y que cuida de quienes vivimos sobre ella: plantas, animales y seres humanos. Y los seres invisibles la hacen habitable para nosotros: gnomos, ondinas, nereidas, hadas, devas, elfos, silfos, sílfides, lamias, basojaun, xanas, silvestres, trasnos, ventolines, mouras, follets….diferentes nombres en diferentes culturas de los cultivadores invisibles de la tierra.

CONTEMPLAR LA NATURALEZA

Todos los días deberíamos caminar en la naturaleza mínimo una hora, en el campo o en los parques de las ciudades. En nuestra sociedad en la que vivimos tanto hacia fuera, hacia las actividades externas, necesitamos momentos de quietud en contacto con la naturaleza. Necesitamos pararnos y sentir nuestro cuerpo interior, al mismo tiempo que el “cuerpo” de la naturaleza en la que vivimos.

Cuando contemplamos la naturaleza nos alimentamos de ella. No sólo recogemos energía de lo que comemos o gustamos sino también de los que vemos, escuchamos, olemos y tocamos. Cuando caminamos por el campo, el bosque o la montaña, además de recoger la energía de los cuatro elementos, captamos los colores de las piedras, plantas, árboles y animales y con ello nos cargamos de energía y vitalidad. Al mismo tiempo entra la energía del aire al respirar en la naturaleza: el prana, el chi, el ki, ruah, el archeus, elan vital,… la energía vital de Natura.

Nos sería fácil captar dichas fuerzas de la naturaleza sino estuviéramos tanto en nuestros pensamientos y en nuestro diálogo interior con nosotros mismos. El ser humano necesita darle menos vueltas a su cabeza y recoger las sensaciones que le llegan del mundo que le rodea, necesita bajar a los sentidos. Por los sentidos entra toda la energía de la Madre Naturaleza, al contemplarla nos nutrimos de ella.

El aroma de la tierra o de lo que crece sobre ella: flores, plantas y árboles también nos “alimenta” y ayuda a mejorar la salud. Además, el olfato es el sentido que más nos transporta en los recuerdos, el aroma de ciertos lugares despierta en nosotros viejos recuerdos. Los viejos recuerdos, si son agradables, nos sostienen.

El sonido o la armonía de los sonidos en la naturaleza: el canto de los pájaros, el viento soplando entre los árboles, nuestras pisadas al caminar,…nos ayudan a buscar nuestra propia armonía. Y la salud siempre tiene que ver con la armonía o el mantenimiento de un ritmo. Cuando se pierde o cambia el ritmo hablamos de enfermedad o disarmonía (aumenta el pulso o la temperatura, aumenta la sensibilidad o el dolor, disminuye la capacidad respiratoria o la capacidad de filtrar la sangre por los  riñones, se acelera o disminuye el movimiento intestinal en la diarrea o en el estreñimiento, se aceleran los latidos del corazón…). La cadencia de la naturaleza nos ayuda a sentirnos mejor y recuperar el ritmo interno perdido.

Todos los grandes místicos de occidente y oriente han manifestado su predilección por la contemplación de la naturaleza, de la tierra como ser vivo que nos mantiene, sostiene, protege y nutre. Para ellos, el contacto con la naturaleza es de lo más “natural”.

La justicia es la bella distribución de la luz, el calor, la fuerza y los dones que tan generosamente nos da la naturaleza.
Peter Deunov

 

Dr. Karmelo Bizkarra
Director médico del Centro de Salud Vital Zuhaizpe

10 comentatios

  1. elena

    Gracias por hacerme recordar y compartir tu conocimiento
    un abrazo

  2. Tanto tiempo perdida de la naturaleza
    Gracias por ayudarme a encontrarla .

  3. Muy interesante su publicación, seguiré sus consejos para contactar con la naturaleza, mil gracias

  4. Gina

    Gracias por tan rica información que alimenta nuestro ser. Necesitamos esa conexión dierecta con nuestra Madre Naturaleza que nos da vida.

  5. VICENTE ROJAS

    MIL GRACIAS E INFINITAS GRACIAS POR TU MENSAJE, LO SE, PERO NO TENGO FE, CON ESTO ME HAS HECHO TOMAR CONCIENCIA DE VERDAD, BELLO TU MENSAJE

  6. Benjamín García

    DEJAR DE COMER LA CARNÉ POCO A POCO SUSTITUYENDO A LAS VERDURAS, COMO LAS ESPINACAS Y EL BRÓCOLI, “QUE SUPERA LAS PROTEÍNAS DE LA CARNE”. EL TÓFU, LAS HORTALIZAS, LOS FRUTOS SECOS CRUDOS, IGUAL QUE LA LECHE DE SOJA, DE AVENA, DE ALMENDRA, DE CACAHUETE, DE PISTO, LAS RAÍCES, LAS FRUTAS SIEMPRE POR SEPARADO DE LAS COMIDAS. EL AGUA MINERAL Y LAS PLANTAS MEDICINALES. TODO DE LO QUE NOS DA LA MADRE TIERRA CONLLEVA LAS PROTEÍNAS NATURALES, ETC, ETC, ETC. Y UNA VEZ QUE SE ACOSTUMBRÉ Y SE ADAPTE AL ORGANISMO, NOTARAN LA GRAN DIFERENCIA DEL CAMBIO EN EL CUERPO Y EN EL ALMA, QUE OS LLEVARA A LA ABUNDANCIA, AMOR Y PLENITUD. ¡OS LO ASEGURO!

  7. Benjamín García

    CON UNA BUENA ALIMENTACIÓN VEGANA, ESTARÁN LIBRES DE ENFERMEDADES Y UNA VEJES Y MUERTE NATURAL:

  8. […] El Solsticio simbolizaba el retorno a la plenitud en la que los hijos y las hijas se unían a la Madre Tierra y al Padre […]

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *