Scroll to top
Tiempo de lectura: 3 minutos

El arroz y la luna tienen mas en común de lo que podemos pensar en un principio. El agua es esencial para cultivar el arroz, y la luna influye directamente en todo lo que tiene relación con el agua. Esa luna que mueve océanos está incorporada en el arroz, no en vano el arroz se desarrolla en ese elemento durante mucho tiempo. De un grano de arroz salen entre 1.000 y 3.000 granos. La luna le hace crecer y crecer, como una madre que le acoge, precisamente por eso el arroz tiene gran relación con la fertilidad. Podríamos decir que al comer arroz nos alimentamos de alguna manera con la energía que predomina en la esfera lunar. En Zuhaizpe los lunes es el día del arroz, un alimento que aporta fuerzas de crecimiento para el ser humano.

La palabra arroz viene del vocablo árabe ar-ruzz y su nombre botánico, aryza sativa, tiene su origen en el vocablo griego Ariza. El arroz es el cereal del oriente, aunque también hay quien dice que procede de África. Su origen data de entre 4.000 y 7.000 años a.C. y tiene una particularidad que lo distingue del resto de los cereales: cuando se somete a manipulaciones se transforma durante algunas generaciones, pero tiende a volver a su estado silvestre inicial. El arroz, como nuestro cuerpo, tiene memoria.

Símbolo de vida

Hay muchas culturas y religiones relacionadas con el cultivo y consumo de arroz, de hecho, después del trigo es el cereal más consumido en el planeta tierra. El arroz es un alimento básico, media humanidad come arroz, y tanto en chino como en japonés, la palabra “arroz” es sinónimo de comida.

En el mundo oriental antiguo el arroz simbolizó la vida, y fue signo de prosperidad, riqueza, fertilidad, longevidad y felicidad. La tradición de arrojar granos de arroz a los recién casados viene de antiguo. En aquellos tiempos, con los granos arrojados, se hacía un corazón de arroz, que era una especie de amuleto. También tuvo usos medicinales y cosméticos, y era objeto de reverencia y culto. En oriente se creía que servía al ser humano en su vida en su recorrido tras la muerte, por eso a los difuntos se los enterraba con una porción de arroz en la boca. Aún hoy se cree que comer un plato de arroz en presencia de un monje budista trae suerte.

Miles de variedades

Esta gramínea, semilla de la planta aryza sativa, tiene miles de variedades de diferente tamaño y color. Tenemos arroz de grano largo, medio y corto, arroces aromáticos, y arroces rojos y negros. Entre las mas de 7.000 variedades, la más saludable es el arroz integral o semiintegral ya que mantiene parte de su fibra saludable, lo que hace que sea más rico en fibra y nutrientes. El arroz blanco, en cambio, ha perdido dos terceras parte de los lípidos y cerca de la mitad de sus sales minerales y vitaminas, sobre todo las del grupo B. El consumo exclusivo de arroz blanco puede ocasionar síntomas de avitaminosis: beriberi y pelagra, enfermedades que antiguamente se veían con frecuencia. El mejor arroz, por lo tanto, además de ser semiintegral, es el de origen ecológico o el cultivado según la agricultura biodinámica. 

El arroz es tan completo como la luna llena. Es un alimento con muchas propiedades, no en vano es el alimento más rico en hidratos de carbono. Además contiene mucha vitamina B2, selenio, magnesio, manganeso, calcio, bastante ácido fólico y algo de hierro. Contiene más fósforo y potasio que otros cereales, así como gran variedad de enzimas.

Multitud de beneficios

El arroz tiene multitud de beneficios para nuestro cuerpo. Es un alimento sano, sin gluten, que ayuda en el correcto funcionamiento del aparato digestivo y cardiovascular. El primer órgano que se beneficia de un buen plato de arroz con verduras es el intestino. Además es una gran fuente de energía.

Un simple arroz cocido, con un poco de aceite de oliva, ya es un manjar y una medicina. Y el agua de arroz es una rica bebida que protege nuestra piel y un antiguo remedio para tratar las diarreas. ¿Qué tal beber agua de arroz a la luz de la luna?

En nuestra Escuela de Cocina encontraréis las mejores recetas con este ingrediente “lunático”.

¡Qué aproveche! On egin!

1 comentario

  1. Jorge Pinto Oroval

    Felicitaros por vuestros correos, tanto de informacion cultural y gastronomica, como este del arroz, como por los que Julio Arroyo nos deleita con sus recetas y comentarios, haciendonos comprender que lo extraordinario, de la cocina, se encuentra en los platos sencillos, donde los buenos alimentos y el amor de quien los trabaja es lo principal. Larga vida a esa casa de salud junto al arbol. Gracias

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *