Higiene vital
 
LA TEORIA HIGIENISTA

01. La Energía Vital y el Agotamiento 04. Cómo aparece la enfermedad crónica
02. Eliminación de sustancias de desecho 05. Los sínomas de la enfermedad
03. Crisis de desintoxicación 06. Renovar el cuerpo

02. ELIMINACIÓN DE LAS SUSTANCIAS DE DESECHO. LA INTOXICACIÓN

Asimilación y Eliminación

En el mantenimiento de la vida el organismo necesita alimentos que le aporten energía y éstos son principalmente lo Hidratos de Carbono o Glúcidos (almidones y azúcares) y la grasas. Los Hidratos de Carbono o Glúcidos son la fuente primaria de energía, muchos de ellos se digieren de forma fácil y rápida. El aporte energético de mejor calidad está en los azúcares de la fruta y los almidones de las patatas, boniatos, castañas, raíces (zanahoria, remolacha, nabo...). y los cereales (pan, arroz, maíz, trigo...).

Las Grasas son una fuente secundaria de energía pero constituyen el material ideal para el almacenamiento energético.

El organismo necesita también sustancias que formen tejidos nuevos y reparen las zonas desgastadas o enfermas para ello están las Proteínas contenidas en los alimentos.

De hecho, a los Hidratos de Carbono y las Grasas se le llama ALIMENTOS ENERGÉTICOS y a las Proteínas PLÁSTICOS.

Para llevar a cabo todos los procesos del organismo se necesita también la intervención del agua, las vitaminas, los minerales. Las enzimas... contenidos en los alimentos vivos; también del oxígeno que respiramos, del estímulo del sol, y de otros factores: ejercicio, trabajo creativo, contacto con la Naturaleza, equilibrio  psíquico... Al conjunto de todas estas reacciones se le denomina METABOLISMO.

En el metabolismo normal, en los procesos energéticos, en el mantenimiento de la temperatura constante del organismo, en el crecimiento y regeneración de los tejidos utilizados, se forman cierta cantidad de sustancias de desecho (gas carbónico, urea, ácido úrico, ácido láctico, creatinina...), sustancias que necesariamente deben ser eliminadas.

Estos productos de desecho, formados en el interior de la célula, pasan en principio a la sangre y de ahí a los órganos normalmente encargados de eliminarlos: LOS ÓRGANOS DE ELIMINACIÓN.

Estos órganos de eliminación son: LOS RIÑONES (que expulsan las sustancias de desecho y las toxinas por la orina); EL APARATO DIGESTIVO (que lo hace por la mucosa digestiva  o piel interna que recubre a los órganos huecos [1], la bilis y las heces); EL PULMÓN (por el aliento) LA PIEL (por el sudor).

En la mujer hay una eliminación por LA MENSTRUACIÓN y por LAS MAMAS en la mujer lactante. En consecuencia y debido a ello la mujer lactante tiene que tener cuidado en no consumir: café, alcohol, tabaco, medicamentos, otros alimentos  tóxicos, ya que estas sustancias aparecen en la leche intoxicando al niño.

Intoxicación o Toxemia (Exceso de aporte tóxico y disminución de su eliminación)

Cuando una persona lleva una forma de vida sana, en su cuerpo se originan una pequeña cantidad de sustancias de desecho que se eliminan con facilidad. Pero si la forma de vida es la conocida como «normal», a estas sustancias de desecho hay que añadir las sustancias tóxicas que provienen del exterior, más las sustancias originadas por la intoxicación intestinal, como veremos más adelante, lo que supone un trabajo extra para los órganos de eliminación.

Por la nutrición y la respiración le llegan a las células las sustancias nutritivas y el Oxígeno. El Oxígeno se combina con estas sustancias y tiene lugar una «combustión» de donde se desprende Energía. De esas reacciones químicas se forman sustancias de desecho que deben ser eliminadas. Si los órganos encargados de la eliminación no cumplen su trabajo a consecuencia del agotamiento y del desequilibrio energético, se acumulan las toxinas dando lugar a la intoxicación. Agotamiento e intoxicación son la base de la enfermedad.

Llegado un momento, la sobrecarga tóxica es tan grande que los órganos de eliminación no dan abasto en el cumplimiento de su trabajo y las sustancias tóxicas se acumulan en el interior del organismo. Debido también al AGOTAMIENTO energético, anteriormente visto, no hay energía suficiente para que estos órganos cumplan correctamente su trabajo.

Por una causa o por otra, y normalmente por las dos, tiene lugar una acumulación progresiva de sustancias tóxicas, dando lugar a la INTOXICACIÓN O TOXEMIA origen de cualquier «enfermedad».



Formas de Intoxicación

Hacemos una pequeña clasificación de las formas de intoxicación o toxemia según su origen:
Intoxicación Interna o Autotoxemia. En el metabolismo o funcionamiento normal del organismo se forman sustancias de desecho que si no pueden ser eliminadas se acumulan en el interior del cuerpo (urea, ácido úrico, ácido láctico, gas carbónico, creatinina...). Estas sustancias se producen incluso llevando una forma de vida sana, aunque se generan en muchísima mayor cantidad llevando una vida «normal».

Igualmente en los procesos de destrucción o degeneración de alguno o más órganos se forman sustancias tóxicas: Necrosis de algún tejido por falta de aporte sanguíneo y de oxígeno, tumores malignos que degeneran...

En un organismo con mucha energía estas sustancias de desecho son expulsadas sin problema alguno por los órganos normales de eliminación.

Intoxicación Intestinal. Es la intoxicación causada por la fermentación de los alimentos y la formación de sustancias tóxicas a la que dan lugar. Su origen es múltiple: consumo de alimentos no adecuados, comer en exceso, sin hambre, deprisa, sin masticarlos ni ensalivarlos bien, muy cocinados, con muchas mezclas...

Intoxicación externa. Es el acumulo de tóxicos provenientes del exterior, son sustancias extrañas a la composición normal del organismo: contaminantes del aire y del agua (agua clorada); tóxicos como el café, alcohol, tabaco, otras drogas, medicinas, vacunas... Alimentos tolerados por el organismo pero no recomendables: carnes, pescados, alimentos refinados, sal, vinagre, alimentos industrializados ricos en conservantes, colorantes, aromas y otros aditivos. Contaminación por las radiaciones eléctricas, rayos X, televisión, centrales nucleares, gamagrafías... Estos últimos elementos actúan volviendo tóxicas las sustancias propias del organismo. Insecticidas, pesticidas, herbicidas y abonos químicos utilizados en la agricultura (contaminación de la tierra)...                                 
 
Intoxicación mental y emocional. Esta intoxicación está originada por las sustancias tóxicas generadas por las tensiones nerviosas, preocupaciones, miedos, soledad, frustraciones, pensamientos erróneos, emociones mal canalizadas, celos, envidias, mentiras, excesivo trabajo intelectual...

Hay una forma sutil de contaminación del pensamiento favorecida por los medios de comunicación y las personas influyentes. Juega un importante papel en esta forma de contaminación la propaganda consumista de los medios de (in)comunicación de masas y en especial la de la TV que tanto daño hace a las personas, y en especial a los niños.

La intoxicación mental y emocional provoca igualmente unos bloqueos energéticos que se acompañan de tensiones musculares y de la disminución de la respiración profunda y relajada, dando lugar a una disminución de la captación de la energía y de su libre circulación por el organismo; con lo que se favorece el AGOTAMIENTO.

 
¿QUÉ OFRECEMOS?   ::   ¿QUIÉNES SOMOS?   ::   CENTRO ZUHAIZPE ::   CONSULTA ZUHAIZPE   ::   CONTACTA   ::   MAPA DEL SITIO
Reconocido como Centro Médico-Sanitario por el Departamento de Salud de Navarra CPS-654C/1-NA