Scroll to top

Medicina Psicosomática

La Medicina Psicosomática es la parte de la medicina que contempla la relación directa de las enfermedades del cuerpo y sus componentes emocionales. El ser humano es la unión de su psiquis (alma) y de su soma (cuerpo vivo).

Las alteraciones emocionales, los problemas en las relaciones, las preocupaciones, el miedo al futuro, el estrés… provocan trastornos en nuestro organismo. La curación del cuerpo físico ayuda a la mente y viceversa; la mejoría de la mente cura al cuerpo. De ahí la conocida cita latina «mens sana in corpore sano».

La capacidad de ver al ser humano como cuerpo-mente surge con los primeros médicos psicoanalistas y, en concreto, vive un gran impulso con Wilhelm Reich. Para Reich, el cuerpo nos habla de lo no expresado o de aquello que de manera consciente o inconsciente, hemos reprimido.  El médico y psicoterapeuta Alexander Lowen, creador de la Bioenergética, continúa su labor y presenta al ser humano como una entidad psicocorporal indivisible.

La visión reichiana (de W. Reich) y la de la terapia Bioenergética (de A. Lowen) que integramos en Zuhaizpe, nos ayudan a contemplar la enfermedad como la expresión de lo no dicho, lo no vivido, lo no contado, lo no elaborado.

Es posible que el recuerdo de lo que vivimos hace años se quede grabado en nuestra mente pero, en ocasiones, la memoria de lo que sentimos en esa misma situación se encuentra grabada en nuestro cuerpo. El cuerpo, en su doble conjunción, bio-energético,  es el que expresa, de un modo u otro, aquello que nos hace sufrir. A veces, lo hace en forma de tensiones o bloqueos musculares y energéticos o,  a través de lo que llamamos zonas “frías o congeladas”, es decir, apartadas de la consciencia.

Lo reprimido o evitado, desde el concepto de la Medicina Psicosomática, se formula como constitución corporal y como carácter. Nos expresamos a través de la palabra, pero cuando no lo hacemos, es nuestro cuerpo quien se pronuncia por nosotros, utilizando su propio lenguaje: rigideces, acorazamientos musculares, bloqueos y, finalmente, a través de los síntomas y la enfermedad.

Confianza en la capacidad de autorrealización

La Psicología Humanista en la que se engloba la psicoterapia que desarrollamos en Zuhaizpe se caracteriza por no estar enfocada exclusivamente en un diagnóstico ni en un tratamiento de los síntomas del desequilibrio emocional. Trabajamos desde una relación terapéutica de ayuda para que la persona se libere de los bloqueos psicocorporales y asuntos no concluidos. Con herramientas adecuadas, acompañamos los diferentes procesos desde la empatía, el respeto y una profunda confianza en la propia capacidad de autorrealización.

Muchas de las actividades psicoemocionales de Zuhaizpe han sido creadas durante más de tres décadas de recorrido, por nuestro equipo médico y psicológico. Son, de hecho, técnicas Zuhaizpe.