Scroll to top

Enfermería Antroposófica

Esta forma de aplicar cuidados comenzó a desarrollarse para complementar la Medicina Antroposófica desarrollada en los años 20, en Suiza, por Rudolf Steiner y la Dra. Ita Wegman.

¿Qué es?

La práctica de la Enfermería Antroposófica contempla una forma de aplicar cuidados que se desarrolla a partir de una comprensión ampliada del “ser humano” que se reconoce organizado en cuatro cuerpos: físico, energético, psicoemocional y  espiritual.

Estas cuatro corporalidades se entrelazan y se integran en el desarrollo biográfico de la persona y también se muestran en las crisis vitales y en las enfermedades.

¿Cuál es su origen?

 En 1924, un grupo de enfermeras de la clínica Ita Wegman, de Suiza, elaboraron un programa basado en los fundamentos antroposóficos para la formación de Enfermería. Con este propósito, pidieron asesoramiento a Rudolf Steiner e Ita Wegman, quienes dieron las directrices para la realización de dicho proyecto.

¿Qué ofrece?

Esta enfermería da una visión ampliada de la persona y trabaja en función de la propia individualidad de cada ser, atendiendo sus necesidades, tanto físicas como psicológicas, desde lo social, lo emocional y lo espiritual. Se nutre de la Medicina Antroposófica y de la práctica de la Enfermería Convencional.

¿Cómo actúa?

Los tratamientos de la Enfermería Antroposófica disponen de una variada gama de aplicaciones externas en las que se emplean sustancias orgánicas, compresas, envolturas, aceites esenciales y pomadas elaboradas a partir de sustancias naturales, siguiendo procesos de elaboración propios.

El trabajo terapéutico de la Enfermería Antroposófica busca siempre el encuentro entre la intención presente y plena del profesional que aplica las sustancias y la entrega confiada de la persona que los recibe. Entre ambos surge el arte y la ciencia del “cuidar para curar”.

El ser humano ha interiorizado en su individualidad los mismos procesos que transcurren en la naturaleza exterior. Al aplicar, a través de la Enfermería Antroposófica, las sustancias y esencias extraídas de la naturaleza, damos un impulso de curación a los órganos enfermos y les ayudamos a “recordar” su buen funcionamiento.

La Enfermería Antroposófica aúna la ciencia y el arte de la terapia a partir de las aplicaciones externas en apoyo de la capacidad de autocuración del organismo humano.

“La enfermería pone al paciente en las mejores condiciones para que la naturaleza pueda sanar las heridas.”

Florence Nightingale, iniciadora del arte de la enfermería moderna (1820-1910)