Cuando el corazón late impulsa la sangre hacia las arterias con una cierta presión para que circule, a ésta le llamamos presión arterial. Se expresa con dos valores, la presión alta que es cuando el corazón se contrae y la baja, que corresponde a cuando descansa. Estos valores van variando a lo largo del día y en función de las circunstancias, pero cuando se mantienen altos en cualquier momento del día, incluso en reposo, se conoce como hipertensión. Los valores que se consideran normales están por debajo de los 14 de alta y de 9 de baja. En este artículo profundiza en qué es la hipertensión, en las causas y los factores que la provocan y la favorecen, haciendo alusión también a su relación con los factores psicosomáticos. Explica los riesgos de la misma relacionados con los problemas cardiovasculares, accidentes cerebro-vasculares y trastornos del riñón, y nos da recomendaciones para prevenirla y curarla. Entre ellos destacamos eliminar el exceso de peso, la sal, el alcohol, tabaco y otras drogas, llevar una alimentación sana basada en frutas y verduras, los beneficios del ayuno, del ejercicio físico, de la relajación y la expresión emocional.

Más información