Higiene vital
 
INTRODUCCIÓN A LA HIGIENE VITAL

01. La Higiene Vital como Ciencia de la salud 09. Tratar o curarse
02. El estudio de la salud 10. Los Factores de Salud
03. La energía vital 11. La Salud y las Leyes de la Vida
04. ¿Qué es la enfermedad? 12. La Salud, Instinto y Consciencia
05. El Agotamiento y la Intoxicación 13. El Ayuno
06. La Intoxicación 14. El sentido de la enfermedad
07. La crisis de Desintoxicación 15. Acompañar en la enfermedad
08. La enfermedad crónica  

01. La Higiene Vital como Ciencia de la Salud

La Higiene Vital o Higienismo.

02. El estudio de la salud


La Higiene Vital o Higienismo es una parte de la Ciencia de la Salud que cree en la capacidad de todo organismo vivo para   mantener la vida y la salud y la posibilidad de recuperarla  cuando está enfermo, siempre que se le suministren adecuadamente los Factores de Salud necesarios.

La Higiene vital no debe considerarse como una forma de terapia, como un tratamiento. El higienista experimentado no intenta tratar o eliminar los síntomas de la enfermedad, sino que se dedica a estudiar las verdaderas causas, que producen el desequilibrio al que llamamos enfermedad. Recomienda una forma de vida sana y equilibrada, considerando que es la única manera de conseguir la verdadera Salud, de la misma manera se recomienda al enfermo para recuperarse de la enfermedad y al sano para mantener se sano.

El estado de salud es la situación normal de todo ser vivo, guiado por la gran inteligencia de la Vida. La salud es el resultado del funcionamiento correcto de nuestro organismo, que está en relación de un modo de vida en armonía con la Leyes Naturales y cósmicas. Un equilibrio, además de orgánico, energético, psicológico, emocional y social mantiene la Salud.

La Higiene Vital abarca el estudio de cómo actúan los Factores de Salud: el contacto con la naturaleza ( la tierra, el agua, el aire y el sol), el equilibrio psícoemocional y la armonía o falta de armonía social (medioambiental) para permitir que no sólo sea posible la vida, sino que además se realice al máximo el potencial de salud inherente a todo organismo vivo, como parte de la capacidad de salud que tiene toda la naturaleza. La salud y la felicidad son consecuencia de unas condiciones de vida ideales.

03. La Energía Vital

La capacidad de curación del organismo es parte del poder de autorregeneración que tiene todo el cuerpo vivo y también el nuestro. La  posibilidad que tiene el cuerpo de autocuración depende, no de los expertos o médicos, ni de las medicinas por ellos recetadas, sino que es una parte de la capacidad de autorregeneración que tiene la Naturaleza, la cual a pesar de todos los desastres ecológicos ocasionados por el ser humano, aún sigue viva y además nos mantiene vivos también. No tenemos energía en nosotros mismos, sino la energía que recogemos de los alimentos que nos da la tierra (frutas, verduras,..), del agua contenida en los alimentos más vivos o de un limpio manantial, del aire que respiramos y del sol que nos calienta y nos da luz. Si nos apartamos de estos elementos acabamos en un desequilibrio al que llamamos enfermedad y que no se cura por muchas sustancias extrañas que introduzcamos en el cuerpo, si no volvemos a un mínimo de equilibrio con la naturaleza que nos rodea. De ella, de sus cuatro elementos extraen el quinto elemento ( la quinta-esencia),todos  los organismos que viven sobre la superficie de la tierra; plantas, animales y seres humanos, es la Energía Vital.

Cuando cualquier ser vivo gasta o malgasta más energía de la que puede recuperar a partir de estos elementos naturales, se “arruina”, se agota.

04. ¿Qué es la enfermedad?

La enfermedad no es lo contrario a la salud, es en cambio una reacción correcta del organismo ante una situación anormal. Es a la vez protesta y aviso de nuestro cuerpo a nuestra consciencia mental. Al aparecer una situación anormal el cuerpo modifica sus funciones normales para contrarrestar los daños que se puedan originar en esa nueva situación (aumenta la temperatura, rechaza los alimentos para que la energía actúe en la curación o se defiende de una ingestión de sustancias tóxicas (vómitos), acelera el tránsito intestinal para expulsar las sustancias tóxicas ingeridas y no eliminadas por los vómitos. Con frecuencia  aparece el dolor para avisarnos de que algo no va bien).

Otras veces las mismas reacciones aparecen cuando hay un desequilibrio o crisis psicológica. Con el exacto conocimiento que da la intuición, de la unidad que suponen el cuerpo y la mente, las frases populares indican que las crisis corporales son con frecuencia una reacción a una situación conflictiva emocional, psicológica y social : no me dejas respirar, me da vértigo, enseñó los dientes, me lo he tragado, tengo un nudo en la garganta, qué desahogo, coger las cosas a pecho, qué hígados tienes, tengo un nudo en el estómago, has echado hasta la bilis, me remueve las tripas, me tiemblan las piernas (de miedo), te cagas de miedo,...Ante estas situaciones conflictivas el cuerpo responde con crisis corporales en un intento de dar salida y descargar las crisis emocionales y psicológicas. Como dicen los higienistas, las crisis son reacciones correctas del cuerpo ante la pérdida de equilibrio consigo mismo y con el entorno; el cuerpo no se suicida. La inteligencia de los pocos centímetros de cerebro - hasta en el más cabezón no puede ni deben dominar al metro y pico de inteligencia de nuestro cuerpo.           

Además no podemos olvidar que las condiciones sociales actuales, el mal reparto de las riquezas del planeta, la explotación económica, las guerras y el hambre originan grandes y graves enfermedades y también la muerte antes de tiempo. Pero eso a veces nos suena lejos de darnos cuenta que nuestro derroche y exceso de consumo repercute en todos los demás seres humanos. Lo que se gasta por un lado escasea  por el otro, igual que en nuestro cuerpo.

La contaminación del planeta, - tierra, agua y  aire - son otros factores que cusan enfermedades, porque somos parte de esa Naturaleza, al igual que ella está en nosotros. El ser humano de este siglo ha sido y es el único ser vivo del planeta que produce sustancias que a la tierra le cuesta o no puede descomponer, asimilar o como ahora decimos reciclar.

Todos los síntomas de la enfermedad son una modificación del ritmo del cuerpo a veces aumentan los latidos del corazón y otras veces descienden, aumenta la presión de la sangre o tensión sanguínea o a veces baja; aumenta o disminuye la temperatura corporal; aumenta la velocidad de tránsito intestinal (diarrea) o se ralentiza (estreñimiento); aumenta o disminuye la formación y eliminación de la orina; aumenta o disminuye la respiración (respiración agitada o asma); aumenta el peso (obesidad) o disminuye (delgadez), aumenta la sensación de sueño o disminuye (insomnio), aumenta el ánimo en exceso( euforia) o disminuye (depresión),... Dichos síntomas indican o un aumento o un descenso de las funciones normales. Excepto uno, el dolor, que indica la aparición de sensibilidad en una zona que de normal no es sensible. Esa aparición de la sensibilidad en una zona normalmente no “sentida”, es uno de los mecanismos que tiene el cuerpo para aumentar la consciencia y que nos empuja hacia un cambio en los hábitos de vida. El dolor nos “empuja” a cambiar. Desgraciadamente silenciamos la protesta del cuerpo con medicamentos para eliminar el dolor. Mientras tanto, la persona continúa viviendo de la misma manera, pero ya no “siente ni padece”, escapando así a la consciencia el lento pero seguro deterioro de su cuerpo.

Eliminamos o desconectamos el timbre de alarma y la enfermedad avanza fuera de nuestra consciencia, hasta que ya es irreversible y aparece un dolor mayor, resistente a cualquier analgésico, o la muerte, estado en el cual el dolor físico “cesa” totalmente.

La enfermedad aguda, a la que los higienistas llamamos “crisis de desintoxicación o regeneración”, es una respuesta del cuerpo ante un pérdida de equilibrio, emocional, psicológica, además de algo a la que va unidas estas dos, la perdida de equilibrio social, tan frecuente en nuestros días. Intentamos tratarla (mal-tratarla) con unos parches llamados medicamentos o drogas. La persona en esta situación no se plantea la forma de vida individual ni social y sigue “tirando”, tirando su salud, mientras se despista en echar las culpas a los microbios, a la edad, al clima, a la herencia, a Dios lo ha querido, a la mala suerte,...según el momento o las modas, sin plantearse que puede hacer mucho por mejorar su salud y un poco por mejorar la salud social de los que le rodean. Pero muy pocos pueden hacer mucho, si no se dejan engañar y buscan a las verdaderas causas de la enfermedad.

05. El Agotamiento y la Intoxicación

La enfermedad, especialmente la enfermedad aguda, la que dura unos días, es un intento del cuerpo en curarse.

El desequilibrio en el que vivimos nos lleva a la “ruina”, al Agotamiento (gastamos mucha energía por la forma de vida antinatural y además no la recuperamos  al perder  el contacto con los Factores de Salud). El Agotamiento hace que la energía del organismo y de las células disminuya en ciertas zonas y especialmente en los órganos encargados de la eliminación de sustancias tóxicas. Como decía Goethe. “Para gastar de un lado, la naturaleza debe economizar de otra”. Los órganos encargados de la eliminación de sustancias de desecho no tienen energía para cumplir bien su función y no eliminan bien.

Los órganos encargados de eliminar sustancias toxicas desde nuestras células y tejidos al exterior son principalmente: el aparato digestivo y el hígado que eliminan las sustancias tóxicas por las heces, el pulmón que elimina sustancias de desecho del metabolismo (gas carbónico) o sustancias tóxicas ingeridas (por ej. el alcohol, principio de la prueba de la alcoholemia cuando les hacen soplar a los conductores), la piel por el sudor y la transpiración y los riñones por la orina.

06. La Intoxicación

Cuando el cuerpo no tiene energía suficiente o está agotado por contrarrestar una forma de vida no sana, estos órganos no eliminan: las sustancias de desecho originadas por el propio metabolismo del cuerpo; la putrefacción intestinal por una incorrecta alimentación y las malas digestiones, fermentaciones y putrefacciones añadidas; y las sustancias tóxicas provenientes del exterior (café, alcohol, tabaco, drogas ilegales. medicamentos, pesticidas y abonos químicos de los alimentos; conservantes, colorantes, aromatizantes químicos y artificiales en la comida, la contaminación del agua, la tierra, el aire sólo se salva el sol, porque aún nos queda un poco lejos), las sustancias contaminantes de los productos domésticos de limpieza, pinturas,.. Todas estas sustancias perjudiciales para el cuerpo se van acumulando en nuestro interior dando lugar a la Intoxicación, y esta intoxicación origina la enfermedad.

El agotamiento que precede a la intoxicación no sólo es debido a que el cuerpo tiene que responder a la forma de vida antinatural con su energía, sino que además perdemos mucha energía en nuestros procesos mentales y emocionales. Por nuestra cabeza o por nuestro corazón se nos va la energía. Todos hemos experimentado que un disgusto emocional o una preocupación mental nos agota más que una maratón. Una persona sana puede recuperar dicha energía de forma relativamente fácil a menos que haya una gran crisis psicológica de por medio, pero cuando la crisis afecta a una persona al borde de la enfermedad hace que esta aparezca fácilmente, en forma de crisis psicológica grave o de enfermedad corporal, aguda o recaídas crónicas. Cuerpo y mente son una unidad aunque nos cueste darnos cuenta.

Como hemos visto, la enfermedad se genera cuando hay un agotamiento, situación en la que el cuerpo no puede generar suficiente energía para realizar sus tareas normales y esta se retira de ciertas zonas como son los órganos llamados de desintoxicación. En ella las bacterias, los virus, la edad, la herencia, el clima,...son factores normalmente añadidos. No les echemos la culpa para que no se conviertan en chivos expiatorios, justificando así nuestra forma de vida. Manteniendo además una actitud derrotista porque esos microorganismos, queramos o no, no son las verdaderas  causas de la enfermedad, sólo aparecen  después de que la enfermedad esté instaurada, para alimentarse de las sustancias muertas o en descomposición, tal como lo hacen en la naturaleza. Las bacterias, en el ciclo de la naturaleza, descomponen la materia muerta para que pase a formar parte de la tierra cerrando así el ciclo natural, y sin ellas no podría mantenerse la vida. Son verdaderos agentes de limpieza. ¿No estarán haciendo lo mismo en el organismo enfermo?

Tenemos miedo a los microbios, unos microorganismos invisibles al ojo humano, y en cambio no nos da miedo: beber alcohol, fumar tabaco, vivir en estrés, llevar una alimentación insana, pensar mal de los demás, mantener rencor por un familiar o un amigo.

Ante una epidemia, que supuestamente desde el punto de vista higienista está  ocasionada por nuestra forma de vida, los microbios son consecuencia y resultado, no la causa. Si fuera la verdadera causa de la enfermedad alcanzaría inevitablemente a todas las personas que hubieran tenido contacto con dichos microbios. Pero todos sabemos que ante cualquier epidemia, por muy grave que esta sea, hay personas afectadas o enfermas y otras en cambio, permanecen sanas.

Quizás la medicina debería nos sólo estudiar a los enfermos sino que, tan importante como ello, podría gastar un poco de su tiempo en estudiar a las personas sanas hasta conocer  por qué no caen enfermas, a pesar de estar rodeadas de microbios. ¿Quizás su forma de vida, de alimentarse, de respirar, de trabajar, de descansar, de tomar la vida psicológica, emocionalmente y en relación a los demás, tenga que ver en todo esto? ¿Quizás o seguro? Ellos se mantienen sanos porque en todas estas cosas se diferencian de los que han “caído” enfermos. ¡La enfermedad no es tan caprichosa como la lotería. A unos les toca la lotería y a ti en cambio te ha caído un cáncer, que mala suerte! Esto no sólo es determinismo (indicando que  no hay nada que hacer, que si nos toca nos toca) sino fatalismo. Una visión que aún nos quita fuerza y capacidad de respuesta y de mejora individual y social.

07. La crisis de Desintoxicación

Ante la intoxicación generada  el cuerpo reacciona con una crisis, es la Crisis de Desintoxicación y Regeneración”, mediante la cual el cuerpo elimina las sustancias de desecho y tóxicas a las que los llamados órganos de eliminación  no dan abasto a la hora de expulsarlas fuera del organismo.
Para ayudar a la eliminación, otras mucosas o piel interna de los órganos huecos del cuerpo se inflaman (la inflamación siempre es una reacción curativa del cuerpo), produciendo diferentes secreciones de eliminación, con frecuencia de material mucoso (moco). Esto ocurre en el aparato digestivo donde se elimina desechos, mucosidad,(gastritis, enteritis, colitis) el aparato respiratorio eliminando por el mal aliento o mediante líquido y mocos (catarro, gripe), el aparato urinario (orina más cargada y olorosa como frecuentemente acompaña a cualquier crisis de desintoxicación. Cualquier catarro, sobre todo si hay  fiebre, va acompañado de una orina muy “cargada” en sustancias tóxicas.

A veces, la orina a eliminar está tan cargada de productos tóxicos, que al paso por los conductos del aparato urinario da frecuentes síntomas de irritación, escozor y dolor - cistitis o infección de orina -. Cuando la eliminación afecta a la mucosa del aparato genital, en la mujer da con mucha frecuencia un flujo irritante y maloliente al que desde el punto de vista médico se le dan distintos nombres, y tanto en el hombre como en la mujer enfermedades de  transmisión sexual supurativas. Si la intoxicación y la eliminación afectan al oído darán una otitis y si afecta al ojo conjuntivitis, y si la parte afectada es la piel aparecen los granos, erupciones, forúnculos, eczemas, psoriasis... como diferentes formas de eliminación.

Cuando la inflamación producida por el acumulo tóxico y el proceso de eliminación, que intenta ayudar a los órganos de eliminación en el trabajo de arrinconar y expulsar las sustancias perjudiciales para el organismo, afecta a un órgano dará unos síntomas característicos de las funciones de ese órgano, por ej. en el intestino hay diarrea, eliminación de mucosidad o al contrario, a veces estreñimiento, que con frecuencia indica que las energías del cuerpo se han retirado de este órganos para concentrarse en otros más vitales en ese momento para el organismo. Cuando la inflamación y la eliminación afecta, en cambio, al aparato respiratorio, no dará los mismos síntomas sino los característicos de las funciones normales de ese órgano: tos, flemas, mucosidad proveniente de los bronquios. ¿Qué quiere decir esto? : Que la enfermedad es una y que según el órgano afectado se manifiesta con unos síntomas u otros, pero todo ello dentro de la Unidad de la enfermedad.

El concepto del cuerpo como una Unidad, y por lo tanto también de la enfermedad, es muy importante en la línea higienista, teoría que  por no utilizar  con frecuencia una terminología muy complicada, no es seriamente reconocida, cuando a lo largo de la historia ha habido muchos médicos y especialistas en ciencias de la salud que han compartido estas ideas. A veces lo más sencillo se nos hace invisible a nuestra consciencia y la luz nos deslumbra y no nos deja ver.

Las crisis de desintoxicación por lo tanto son intentos curativos del organismo. No intentaremos, desde el Higienismo, tratar o eliminar el catarro o la diarrea, porque son esas reacciones, guiadas por la inteligencia del organismo, que en todo momento cuida por su propia salud, las que verdaderamente nos curan. Mediante ellas el cuerpo elimina el excedente de sustancias tóxicas y se regenera.

La capacidad de curación es un proceso biológico, no depende de los medicamentos, es interna al cuerpo, como una parte del poder de curación de la naturaleza, como lo hemos dicho anteriormente.

El instinto de curación y renovación del cuerpo le acompañan hasta su muerte. En una persona sana y con mucha energía este poder es grande, en cambio, se vuelve poco a poco pequeño en el enfermo.

08. La enfermedad  crónica

Cuando con los diferentes y múltiples tratamientos impedimos la respuesta del cuerpo guiada por su propia inteligencia en forma de crisis de desintoxicación y regeneración, mal llamadas enfermedades agudas, “frenamos” el proceso curativo. Al impedir esa respuesta, casi siempre más inteligente que nuestra pequeña y engreída cabeza, impedimos que las fuerzas curativas del organismo lleven a cabo su labor. Las sustancias tóxicas, aún en exceso, no se eliminan y se acumulan de forma continua en las células, tejidos y órganos del cuerpo, dando lugar a la enfermedad crónica.

Aún en la enfermedad crónica las crisis agudas reaparecen con frecuencia y se las confunde con un empeoramiento y además se les llama “recaída”, sin distinguirlas de los verdaderos empeoramientos. Estas crisis, sobre todo al principio, son, mas que nos pese crisis curativas. Desgraciadamente, las personas sin hacer caso a los síntomas y lo que le indican, los trata con medicamentos, hasta conseguir silenciar al cuerpo. El organismo deja de sentir o disminuye sus sensaciones y sus protestas. Mientras tanto la personas sigue con su “ritmo”(sería mas propio decir falta de ritmo), y no quiere caer en la cuenta que mientras siga viviendo de la misma manera la enfermedad continúa, reprimida en sus síntomas por los medicamentos.

09. Tratar o curarse

Esto no indica que en ciertos momentos, por ejemplo ante un dolor excesivamente fuerte y continuo, como puede ser un cólico de riñón, no tomemos medicamentos cuando la situación es verdaderamente insostenible para el enfermo, sino que nos demos cuenta que aunque el dolor ceda el problema persiste, y aún en el caso de que la piedra se expulse, si la persona continúa con las misma forma de vida  tenderá a aparecer de nuevo. Incluso este mismo desequilibrio puede pasar  a otro órgano, mientras que cometiendo un  grave error de diagnóstico lo consideraremos como otra enfermedad, como si nada tuviese que ver con el proceso anterior.

No, no estamos contra la medicina por sistema sino que no compartimos su base teórica, y creemos que a lo que con gran frecuencia llama curación no es más que un eliminar los síntomas o un desviar el desequilibrio del cuerpo de unos órganos o sistemas para otros, sin darse cuenta que son el mismo proceso en sus diferentes etapas. Mientras tanto aceptamos, porque no somos tontos, ciertas intervenciones: el traumatólogo ante un accidente, el dentista ante un problema de dentición, una intervención quirúrgica ante un estómago perforado o una próstata tan inflamada (adenoma) que impide el paso de la orina hacia la uretra y de esta al exterior. En un parto verdaderamente imposible de realizarse por medios naturales (no de conveniencia) no nos queda más que aceptar una posible intervención. Bienvenida sea una buena técnica y un buen médico para operar de cataratas o salvar la vida a una persona que ha entrado en coma diabético suministrándole insulina, o cuidar a una persona en una crisis asmática grave... No estamos en contra de las intervenciones verdaderamente necesarias, pero no debemos confundir los términos y llamar a eso curación. La curación siempre estará unida a unos cambios de hábitos de vida, por que si yo, al vivir  de una forma determinada (física, emocionalpsicológica y en el más amplio sentido de la palabra espiritualmente, tengo un trastorno o enfermedad, mientras siga viviendo de esa manera volveré a tener las misma enfermedad. Incluso cuando a una persona le han extirpado la próstata, es posible que no vuelva a tener problemas de retención de orina ni otros síntomas debidos a la inflamación de próstata porque verdaderamente no la tiene, pero no podemos cerrar los ojos a la verdad, ya que el desequilibrio que antes daba lugar al problema de próstata, en ausencia de esta puede afectar a otros órganos, y lo que es peor aún afectará, queramos o no, cada vez a órganos más importantes o vitales.

Los remedios médicos, en la práctica, con frecuencia van dirigidos a los síntomas de la enfermedad sin tener en cuenta las verdaderas causas de esta.

En un mundo enfermo, cómo el nuestro, se suele definir a la salud como ausencia de enfermedad o de síntomas, pero la salud es algo más. Es una situación de bienestar, de armonía interna, con uno mismo y externa, con el medio ambiente y son con los demás, de fortaleza, de equilibrio mental y emocional,...y la belleza, en su sentido más íntimo, es la expresión de la salud, pero comienza a desaparecer en cuanto comenzamos a perder la capacidad de estar sanos. La salud y la belleza, cómo decíamos antes, deberían ser la norma en condiciones ideales de vida.

10. Los Factores de Salud

Para curarnos necesitamos los factores que nos ayudan a equilibrarnos, los llamados Factores de Salud y no los medicamentos que con frecuencia se limitan a ir contra los síntomas. Los síntomas de la enfermedad, por lo molestos que son, son un impulso de la naturaleza para que encontremos un nuevo camino de salud o forma de vida más sana. Nada está guiado por el azar y llamamos azar o suerte, a una ley de la naturaleza que no sabemos como actúa.

Tanto una persona sana para continuar estando sana, cómo el enfermo para curarse, necesitan los mismos Factores de Salud, con algunas pequeñas variantes: agua y aire puros, el sol, limpieza interna y externa, sueño y descanso, mantenimiento de la temperatura, alimentación sana y moderada  con la sola excepción de las situaciones en las que falta el apetito y donde se recomienda ayunar, situación que ocurre   con frecuencia en las crisis de desintoxicación. Igualmente necesitan el contacto con la naturaleza, equilibrio emocional y mental, descanso y relajación, juego y expansión, un medio familiar y social protector que le dé seguridad en la vida, la casa y el medio ambiente agradables, actividades y trabajos útiles y creativos, motivación y ganas de vivir, expresión de los instintos naturales y sanos sin sentir represión, desarrollo de nuestros sentidos, amistad y amor...

El organismo está tratando de autocurarse de forma ininterrumpida, continuamente nacen millones de células que sustituyen a las que mueren por haber terminado su ciclo, el problema surge cuando la persona daña y perjudica al cuerpo más de lo que este puede recuperarse. El objetivo del higienista es identificar y eliminar los factores que interfieren en el proceso de regeneración y curación, y al mismo tiempo aconsejar y suministrar los que ayudan a curarse y mantenerse sanos.
Los factores que afectan a la salud se pueden clasificar en varias categorías básicas: alimentación, higiene física, contacto con la naturaleza, actividad y descanso, lo mental y las emociones, el medioambiente y las relaciones humanas. Con todo ello se pone en marcha la capacidad curativa de la naturaleza o “vis medicatrix naturae”. Vivimos gracias a la energía que entra en nosotros a través de los elementos de la naturaleza y la energía necesaria del amor. Un niño carente de amor, aún llevando una alimentación correcta, no crece físicamente sano. No se desarrolla ni en lo físico ni en lo mental.

En el proceso de recuperación de la enfermedad se aplican unos hábitos de Higiene, en el más amplio sentido de la palabra, o las cosas normales y naturales que mantienen la vida. Cómo bien decía el Dr.Trall en el año 1861, La Naturaleza es el principio que remedia”. El organismo humano, como parte que es de esa naturaleza, se beneficia de ese mismo principio. Es la capacidad de autocuración la que se pone en marcha cuando nos hacemos una herida para que ocurra la cicatrización, cuando nos rompemos un hueso y se forme el callo que une los trozos de fractura. Esa misma energía hace que a partir de la unión del óvulo con el espermatozoide se desarrolle un nuevo organismo humano, o que el cuerpo del niño crezca sin que ningún adulto tenga que indicarle como hacerlo. Esa misma energía puede curar al enfermo.

11. La Salud y las Leyes de la Vida

Por el contrario, con la medicación queremos escapar al sufrimiento y a los síntomas originados por nuestra forma de vida,  intentando así  evitar la influencia de cualquiera de las grandes y universales Leyes de la Naturaleza, pero esto no es posible. Solo es cuestión de tiempo, la naturaleza nos reflejará nuestros desarreglos con mayor nitidez que el espejo nos devuelve una imagen desarreglada  en el momento de levantarnos. Debido a la respuesta del cuerpo se siente cualquier trasgresión de la ley natural, y los medicamentos con mucha frecuencia silencian o intentan silenciar este lenguaje o forma de comunicación corporal que son los síntomas de la enfermedad, mientras la persona sigue transgrediendo esa ley con una forma de vida no sana.

No es correcto intentar revertir las leyes naturales ni los síntomas que acontecen al no hacerles caso para seguir viviendo de una forma antinatural. Es como la persona que va conduciendo y ante un cruce y el aviso del cartel de stop o el semáforo en rojo, hace caso omiso de estas señales y sigue adelante, ¿Cuales pueden ser las consecuencias?. Además no hay que olvidar que de la misma forma que la persona que conduce imprudentemente, no sólo pone el riesgo su vida sino que además afecta directamente a la de los demás, una persona encamada durante meses y años por una enfermedad afecta en gran manera la salud de los que conviven con ella. Sin olvidar que una persona enferma puede dar lugar a una descendencia igualmente enferma, afectando así la vida de su descendencia.

No debemos olvidar que nuestra salud o su falta, a la que llamamos enfermedad, nos afecta pero lo que es tan importante afecta, en un sentido o en otro, a los demás. La salud es también una actitud de ayuda a los demás, y posiblemente así se descubra algún día, una colaboración positiva de nuestra parte ante el mundo o la vida. De nada nos sirve decir: ¡A vivir que son cuatro días!, si nos pasamos los últimos e interminables “días”  fastidiando a nuestros familiares y amigos.

Hay que tener en cuenta que una cosa son las leyes de la vida, que trata de estudiar el higienista, y otra muy distinta las leyes de la química y el mundo de los medicamentos. No podemos olvidar que la eliminación de ciertos síntomas de enfermedad puede traer graves consecuencia graves a largo plazo porque hemos reprimido la sensibilidad y la capacidad de respuesta del cuerpo y de la mente, y en esas crisis, la mayor parte de las veces se esconde la capacidad de respuesta del cuerpo ante una forma de vida no equilibrada y el intento de remediarlo. Además con la enfermedad  el cuerpo intenta que nos demos cuenta y seamos más conscientes. Pero es mucho más fácil echar la culpa a factores externos, ante los cuales poco o nada podemos hacer, de esta manera no tenemos que preocuparnos por coger las riendas de  nuestra vida en nuestras manos y dejamos que el médico y los medicamentos actúen sobre nosotros, siendo “pacientes”, como la misma palabra lo indica ante la enfermedad.

La opción de la higiene vital es la de que cada uno de nosotros dejemos de ser pacientes y cojamos un papel más activo ante nuestra salud o enfermedad.

Los higienistas no tienen ninguna panacea o curalotodo para evitar los síntomas que aparecen como consecuencia de nuestros errores (individuales o sociales) o forma de vida desequilibrada. Únicamente estudian las leyes naturales para aplicar los factores de salud que nos dirijan hacia la salud.

La primera necesidad de la vida es el estado de salud y precisamos conocer y entender las necesidades del cuerpo en alimentos, aire, agua, luz, actividad, descanso y sueño, limpieza, vivienda sana, trabajo creativo, ropa y calzados adecuados, ambientes sin ruido, vida sexual sana, esperanza y ánimo, confianza, amistad y amor... precisamos conocer como ajustar estas cambiantes necesidades y circunstancias de vida para mantenernos sanos o recuperar la salud cuando estamos enfermos.

Para todo ello es necesaria una educación para la salud. La higiene es una rama de la ciencia que estudia las condiciones de las que depende la salud, manteniendo en lo posible la armonía con las fuerzas vitales.

12. La Salud, Instinto y Consciencia

En los animales, su instinto dirige su comportamiento, en nosotros la mente nos permite separarnos en la forma de comportamiento de las leyes naturales, igualmente la mente más amplia nos permite estudiar y conocer dichas leyes para aplicarlas en beneficio nuestro, sin dañar a los que nos rodean. Cuando nos separamos de las leyes naturales nada puede impedir que suframos las consecuencias en formas de síntomas de enfermedad, dichos síntomas vienen detrás como el carro unido a los bueyes que tiran de él. Los síntomas de la enfermedad es la vía que tiene la naturaleza para despertar nuestra consciencia, para saber lo que nos perjudica, si sabemos estudiarlos y reconocerlos con nuestra mente-consciencia. Si las rodillas nos duelen es como si ellas demandaran la atención de nuestra mente , puede haber un exceso de peso, una tensión muscular que indiquen rigidez, inseguridad o falta de contacto con la realidad ( me tiemblan las piernas, con los pies en la tierra, son dos de las frases que pueden indicar los problemas de nuestras piernas), el calzado puede ser inadecuado o no caminamos lo suficiente ( no olvidar que las piernas están hechas para caminar, no para subirse al coche), puede haber de fondo una alimentación que favorece la descalcificación ósea... a nosotros nos toca ver los motivos del dolor de las rodillas.

El especialista sólo nos puede indicar algunas pistas para que lleguemos a darnos cuenta de lo que favorece el dolor y el malestar en esa zona y puede aconsejarnos pautas de higiene. Higiene, yendo al origen de la palabra, significa el arte de vivir. Desgraciadamente,  en vez de utilizar la inteligencia para estudiar los elementos de nuestro entorno y aplicar los que son beneficiosos para nuestra salud, nos contentamos con eliminar los síntomas molestos, intentando despistar, cosa que no es posible, a la naturaleza de nuestro propio cuerpo.

Si nos duele la cabeza, en el origen de ese dolor hay unas causas, si eliminamos el dolor con un analgésico el dolor de cabeza permanecerá escondido pero volverá a reaparecer  hasta que eliminemos sus verdaderas causas físicas y mentales.

El higienista utiliza en la enfermedad los mismos materiales o influencias empleados por los seres vivos en su desarrollo, crecimiento y función, los que hemos conocido como Factores de Salud. De ellos depende nuestra vida, tanto en la salud como en la enfermedad. En la enfermedad con más motivo aún debemos de aplicar estos Factores de Salud para favorecer y hacer posible la recuperación. Con ellos nuestro cuerpo y mente se llena de energía y se restablece guiado por su propio instinto o inteligencia, y el, sólo él sabe como hacerlo. Nuestra mente no conoce y está aún lejos de conocer el profundo misterio que mantiene la vida y los mecanismos íntimos que hacen posible que el cuerpo vivo se cure así mismo. Ninguna máquina tiene la capacidad de autorrecuperación que tiene el cuerpo ni lo tendrá jamás.

No podemos admitir como remedios curativos las mismas sustancias que son perjudiciales para la salud. Los medicamentos, como mucho podemos ver que tienen un efecto paliativo, eliminando o aliviando los síntomas. La curación no depende de las sustancias extrañas al organismo, sino que es un proceso propio del cuerpo vivo. Por mucho que demos medicamentos a un cuerpo muerto no se pueden poner en marcha los procesos curativos, propios de las células vivas.

El organismo vivo no puede utilizar en estado de enfermedad lo que no puede usar en estado de salud. Un medicamento no es una sustancia beneficiosa para una persona sana y tampoco lo necesita para mantener la salud. No sólo  no es beneficioso sino que además le perjudica y le puede hacer enfermar, no olvidemos que tienen muchos “efectos secundarios” ¿Como esa misma sustancia que puede hacer enfermar a una persona sana puede curar a una persona que está enferma? Sinceramente creemos que esto no es posible.

Por el contrario las sustancias o factores de salud que mantienen y favorecen la vida, es lo único necesario para el restablecimiento. Como ya hemos dicho a veces  los medicamentos pueden ser útiles, la anestesia por ejemplo en una operación, un broncodilatador puede se “útil” en una crisis asmática grave, pero eso no es curar eso es aliviar. Por el contrario la persona tiene que evitar las causas de enfermedad, y por ejemplo el asmático  necesitará una alimentación más sana, aprender a respirar más profunda y abdominalmente, y un trabajo mental y emocional si quiere verdaderamente curarse, y eso es posible cuando hay cambios importantes en los hábitos de vida. Todo el tratamiento desde fuera será “pan para hoy y hambre para mañana”.

Hay tantos sistemas de curación tan diferentes y supuestamente todos efectivos para los partidarios de cada uno de ellos que eso nos debería hacer pensar que el verdadero poder de curación es inherente al organismo vivo. El higienista así lo cree y sin intentar tratar los síntomas de enfermedad intenta ir a las raíces que la alimentan. De otra manera podemos hacer que los síntomas desaparezcan de una zona, órgano o sistema corporal, para aparecer en otra. Pero continúa siendo la misma enfermedad. La misma agua es el agua de lluvia, o el que sale de un manantial, el que se evapora durante los cálidos días de verano o se hiela en los días fríos de invierno dando hielo o cayendo en forma de nieve. Únicamente se manifiesta de una u otra manera  dependiendo de las condiciones externas. La edad, la herencia, el clima, los microbios; intervienen, pero no son decisivos a la hora que aparezca una enfermedad. Estas variantes predisponen, pero mucho menos de lo que nos dicen. La enfermedad en profundidad  es siempre la misma, únicamente cambia su presentación en superficie.        

La mayor distinción entre el Sistema Higienista y la Medicina convencional es que mientras con los pasos de la Higiene Vital se intenta restaurar la salud mediante condiciones sanas de vida, el sistema médico intenta curar la enfermedad, que no a la persona, con sustancias, agentes o métodos, que según se conoce, pueden producir enfermedad cuando se aplican a las personas que están sanas. En vez de llenar nuestro cuerpo enfermo con píldoras e inyecciones deberíamos llenarlo con : descanso, sueño, una mejor alimentación, ejercicio, sol, equilibrio emocional...Los medicamentos no pueden evitar que vivamos nuestro desequilibrio.

13. El Ayuno

Con mucha frecuencia el mismo cuerpo nos indica el camino a seguir. Cuando tenemos una crisis aguda, sobre todo si se acompaña de fiebre, a menudo el cuerpo se queda sin ganas de comer, esto es muy frecuente en las crisis de desintoxicación (enfermedades agudas par la medicina convencional), sobre todo en los niños pequeños y en los animales, en los que por su propia inteligencia el cuerpo retira su energía del aparato digestivo para enviarla hacia los procesos de eliminación y regeneración. Toda la energía del organismo está canalizada hacia la desintoxicación y la curación y el cuerpo mismo elimina las ganas de comer. Si al niño le damos de comer en una crisis, a pesar de la falta de apetito, disminuimos la capacidad de eliminación de sustancias tóxicas.

El ayuno o descanso fisiológico es lo más adecuado en ese momento. Respetamos el instinto del cuerpo permitiéndole ayunar para que toda su energía se concentre en la desintoxicación y en la “reparación” de las zonas afectadas o enfermas. Es suficiente durante las crisis agudas beber agua, según la sed que se tenga, o un poquito de zumos de frutas o caldo de verduras. “En caso de duda consulte con un higienista”.

14. El sentido de la enfermedad

Es importante en estos días una Educación para la Salud, que comience en la familia y en la escuela. La enfermedad no es un elemento, entidad o una cosa que nos invade desde fuera como un elemento extraño, ante el cual no tenemos ninguna protección a nosotros, por el contrario surge en el seno de nuestras células como consecuencia de un desequilibrio individual y social en el que vivimos. Es una manifestación de nuestra falta de armonía individual, familiar y social. Con mucha más frecuencia de la que nos parece, la persona enferma puede manifestar con su proceso los problemas de convivencia existentes en su familia, en el trabajo o en las relaciones sociales, y a veces es imprescindible comenzar a “curar” esas relaciones.

Pero  toda enfermedad es una manifestación de la vida, tan necesaria a ella como la noche lo es al día, aunque no entendamos muchas veces el por qué. Con frecuencia, sobre todo en la crisis aguda, se encuentra la intención de autocuración del organismo. Un catarro y todos sus síntomas así lo indican es un intento de eliminar sustancias tóxicas por todas las vías de eliminación: mocos, flemas, orina oscura, sudor, vómitos,...La tendencia universal de toda existencia orgánica, vegetal, animal o humana es hacia la salud. La vida camina continuamente hacia la perfección desde la creación del nuevo ser, y en ese caminar la enfermedad es tan importante como la salud, tan importante como lo es la noche al día, la madre al hijo,  la mujer al hombre o viceversa. La salud y la enfermedad se complementan y en ese proceso de energías diferentes se mueve la rueda de la vida.

Las llamadas Crisis de Desintoxicación, o enfermedades agudas para el sistema médico convencional, son un aumento o una disminución de las actividades de la vida, dirigidas a eliminar la materia que ocasiona la enfermedad y a reparar las zonas afectadas.

Cuando una persona, especialmente un niño o una persona sana, ingieren una sustancia tóxica por la boca, su cuerpo intentará expulsarlo a través del vómito hacia arriba, y si no a través de la diarrea hacia abajo, y estas dos reacciones, como la mayoría de las mal llamadas enfermedades agudas, son reacciones del cuerpo intentando mantenerse sano y reaccionando con fuerza contra lo que le perjudica. Llamamos síntomas de enfermedad a estas reacciones curativas, cuando deberíamos reconocerlas como una parte del proceso curativo. Son reacciones que tienen lugar para preservar la vida.

Con frecuencia los síntomas localizados en un órgano no indican que este se encuentre enfermo sino que intenta eliminar y curar la enfermedad extendida por todo el cuerpo. Los síntomas del hígado y los riñones, con frecuencia no indican sus enfermedades sino la enfermedad del todo el organismo que estos órganos intentan curar. A veces los órganos con más síntomas no son los órganos más débiles, sino por el contrario los más fuertes, y sus síntomas indican un intento de curar al resto del organismo.

En las facultades de medicina actuales se estudia la enfermedad, se aprende a reconocerla por sus síntomas, mientras al paciente ni tan siquiera se le pregunta por su forma de vida o su relación familiar o de trabajo. Se estudian los medicamentos y se aprende a tratar con ellos la enfermedad. Pero no se estudia algo “tan importante” como la Salud, los factores que influyen en ella, como prevenirla y recuperarla. No eliminando los síntomas sino yendo a las verdaderas causas de la enfermedad. los síntomas nos son la enfermedad y la enfermedad no es la persona. No tratamos con síntomas, si tan siquiera con enfermedades, tratamos con personas que sufren física y mentalmente. En las facultades de medicina se sigue estudiando la enfermedad, no la salud ni lo que lo favorece, y la Higiene vital o Higienismo es una ciencia de la Salud.

15. Acompañar en la enfermedad

 Probablemente la diferencia está en “tratar a” o “tratar con”. Al “tratar a”, el médico es activo mientras la persona coge un rol pasivo, es un “paciente”, cuando “tratamos con”, el médico se convierte en un experto compañero que puede acompañar y aconsejar a la persona a curarse. Sin intentar “curar a”, el higienista ayudará  al enfermo a que aprenda  a “curar-se”,  animándole a que tome un papel activo y deje de ser pasivo. El estado de salud o enfermedad es una materia de elección y no es cuestión de buena o mala suerte.

Existe en el organismo humano una fuerza o energía que actúa constantemente intentando mantener el máximo posible de equilibrio o salud. Dependiendo de las condiciones de vida se adapta a las diversas situaciones, a veces a eso llamamos salud y otras enfermedades. Este poder de lo vivo se manifiesta también en lo que llamamos enfermedad por ser una crisis vital. Al mismo tiempo un aviso y una oportunidad. Un aviso de que algo no va lo bien que quisiera nuestro organismo cuerpo-mente, y una oportunidad para el cambio, y en esto juega un papel importante el hecho que los síntomas de enfermedad sean desagradables  y molestos, porque ello mismo nos empuja o nos debería empujar a buscar la salud. Sin buscar la salud, como camino más cómodo - aunque sólo en un principio- desgraciadamente  nos conformamos con silenciar estos síntomas desagradables con un tratamiento.

Como la enfermedad no es más que el resultado de una perturbación de las condiciones de vida naturales y favorables a la vida, es suficiente hacer desaparecer las causas de esta perturbación y el proceso de reparación-autocuración- se pone entonces en marcha espontáneamente.

Si no hacemos caso a todos los avisos del cuerpo y seguimos viviendo igual, aparece la enfermedad crónica, poco a poco a lo largo de los años esta enfermedad se transforma en degenerativa y puede que para entonces se pierda la posibilidad de curación. Aún en una situación tan avanzada podemos intentar mejorar, ya que contamos con el hecho  que el cuerpo es muy agradecido a las mejoras en la forma de vida.

Cuando al organismo le damos las condiciones que favorecen la salud, él hace que las fuerzas vitales se muevan armoniosamente recuperando las células, tejidos y órganos.

La visión higienista consiste en no hacer excesivo caso a los síntomas, concentrando toda la atención sobre las necesidades actuales del paciente. No importa tanto los síntomas sino la persona que los sufre y como puede dejar de sufrirlos. El higienista aconseja, enseña, y acompaña, según su experiencia, al enfermo  y da el tiempo necesario para que la naturaleza haga el resto. Ayuda a salir del laberinto, como símbolo de búsqueda  y caminar atento. Pero con frecuencia la persona prefiere tomar medicamentos que no le curan, a coger la responsabilidad de la enfermedad en sus manos.

Verdaderamente, aunque parezca una paradoja, tenemos miedo a lo vivo, a lo que es libre, a la luz ( el mito de la caverna de Platón), y preferimos estar encadenados  al miedo a la enfermedad, sin verdaderamente  hacer algo por vivir de forma más sana. Y caemos en nuestra propia trampa al creer que  la enfermedad es inevitable. Pero ese cambio está en tus manos, lo puedes creer así.
No necesitas ser un experto en medicina para empezar a cuidarte.

Terminamos esta introducción a la Higiene Vital o Higienismo, recordando  que curar viene del latín curare  que significa cuidar, y por lo tanto curarse es cuidarse.


 
¿QUÉ OFRECEMOS?   ::   ¿QUIÉNES SOMOS?   ::   CENTRO ZUHAIZPE ::   CONSULTA ZUHAIZPE   ::   CONTACTA   ::   MAPA DEL SITIO
Reconocido como Centro Médico-Sanitario por el Departamento de Salud de Navarra CPS-654C/1-NA