Una persona puede estar sin comer o en ayuno unas cuantas semanas, unos días sin beber pero solamente unos minutos sin respirar. Nuestra energía depende de una buena alimentación y de una buena respiración ya que las células obtienen energía a partir de la combustión de los nutrientes con el oxígeno. En este artículo nos explica qué es y cómo respiramos, cual es la capacidad pulmonar y cómo podemos favorecer la respiración. Profundiza en las diferentes enfermedades que pueden aparecer como catarros, bronquitis, pulmonía, enfisema, tuberculosis, etc, que relación tienen con los virus y bacterias, qué síntomas tienen y cual es su significado, cuales son los factores desencadenantes y agravantes. En todas ellas los síntomas son una mezcla de tos, mocos y flemas en un intento del cuerpo de eliminar las sustancias tóxicas. Y por último relaciona las enfermedades respiratorias con su componente emocional ya que las personas que las sufren respiran de forma dificultosa que además puede ir acompañado de sensación de ahogo y angustia vital. Al dejar de respirar disminuye el sentir y así pueden resignarse a la situación en la que viven.

Más información