Cáncer

El cáncer se caracteriza por la reproducción desorganizada y sin control de las células. La célula, en sí misma, tiende a proliferar y reproducirse. Fuera del organismo tiende al crecimiento continuo, siempre que tenga el alimento a mano.

En contraposición, la red energética o cuerpo energético (etérico) les impone un límite y al mismo tiempo les hace madurar (diferenciarse), es decir el campo energético o cuerpo etérico hace de “molde” para que las células no proliferen más allá de lo que deben.

Cuando la energía vital desciende, las células pueden crecer más allá de su estructura sana y se “cuelan” por uno de los agujeros energéticos o pérdidas de energía vital, creciendo sin límites.

Si elevamos la energía vital con una buena alimentación, el contacto con la naturaleza (tierra, agua, aire y sol), el ejercicio, el descanso, el sueño, la expresión emocional, la quietud mental … ponemos límites al crecimiento desorganizado de las células cancerígenas.

Hay varias características que aparecen en el organismo que porta un cáncer:

  • El medio interno es ácido (lleno de sustancias tóxicas y de desecho).
  • Al inicio, el cáncer se acompaña de un proceso inflamatorio.
  • El sistema inmunitario pierde en mayor o menor grado la capacidad de reconocer a las células cancerígenas.
  • En las células cancerígenas hay un enorme consumo de glucosa para su funcionamiento. En esto se basa el funcionamiento del PET que es una de las técnicas modernas para diagnostico del cáncer.
  • Disminuye la concentración de oxígeno en las células cancerígenas (entran en glucolisis anaerobia).
  • Aumentan los radicales libres o sustancias que favorecen el envejecimiento y el cáncer, en otras palabras, se incrementan las sustancias oxidantes en el organismo.

Desde nuestra experiencia en el tratamiento del cáncer recomendamos la aplicación de los siguientes factores de salud:

  • Nutrición, predominantemente vegetal (frutas, verduras, frutos secos, cereales integrales, legumbres), eliminación carbohidratos refinados. En muchos estudios científicos se ha visto la relación del consumo de carne roja y grasas saturadas con el aumento de la aparición de cáncer.
  • Comer frutas y vegetales con color ya que en los pigmentos naturales hay muchos antioxidantes que tienen un efecto anticancerígeno.
  • Restricción calórica, ya que la obesidad está unida a un aumento en la frecuencia de aparición de cáncer.
  • El ayuno, produce hipoglucemia y le quita a las células cancerígenas el combustible necesario para su funcionamiento y reproducción.
  • Ejercicios respiratorios que favorecen la oxigenación de las células.
  • La expresión emocional, ya que el cáncer se relaciona con etapas depresivas y de falta de expresión emocional, sobre todo de la rabia.
  • Ejercicio físico que moviliza la energía corporal y aumenta la oxigenación de los tejidos. Produce endorfinas que contribuyen a la mejora del ánimo.
  • El contacto con la Naturaleza.
  • Eliminar el tabaco y el consumo de alcohol y drogas.

Desde nuestra experiencia de más de tres décadas en el tratamiento del cáncer hemos comprobado que son verdaderamente efectivos el Ayuno, dietas de crudos (frutas, ensaladas, zumos), el tratamiento con Viscum Album (Extracto de muérdago) y terapias complementarias.