Ayuno

El ayuno es un camino olvidado hacia la salud que ha sido practicado por la mayoría de los pueblos del mundo.

Como indicaba el gran y reconocido historiador de la medicina y medico humanista Pedro Laín Entralgo; “A comienzos del siglo XIX….vigente desde los hipocráticos, la restricción alimentaria en las enfermedades agudas seguía siendo la regla…”

En el ayuno damos descanso fisiológico al organismo posibilitando que el cuerpo ponga en marcha todos los procesos de limpieza, desintoxicación y regeneración necesarios para la curación. Al no gastar energía en los procesos de digestión y asimilación de los alimentos, la energía ahorrada por el organismo es canalizada hacia los procesos de desintoxicación, recuperación, y reparación del organismo. La mayor parte de su energía esta enfocada a realizar una revisión y puesta a punto del organismo vivo.

Durante el ayuno no se deja de comer ya que el organismo consume sus propias reservas, come a plato puesto. Y además se recoge la energía vital a partir de los 4 elementos de la naturaleza: del contacto con la tierra, del agua, del aire y del sol.

Por instinto, los niños y los animales, dejan de comer cuando están enfermos y durante este proceso se cura todo lo curable en el organismo afectado.